Saturday, March 27, 2010

Jabón Patria

La palabra patria es el nuevo password para entrar a la ciberideología neorevolucionaria boliviana, se la evoca, usa, saborea, siente, palpa en las decenas de liturgias que se celebran en el árbol del poder. Esta en todos lados, en los fogosos y emocionados discursos oficiales, en los esbeltos estandartes, en los empalagosos eslóganes y propagandas, en los sesudos planes de desarrollo, en los insultos a la oposición (vende-patrias), en la poesía de las escuelas, en los enamorados gritos de guerra, en los nombres de las radios, en los agudos cánticos y en las revolucionarias consignas. Tal vez un ejemplo más elocuente de ello es el polémico: patria o muerte y sus infinitas respuestas: gastaremos, pensaremos, beberemos, bailaremos, cascaremos, moriremos, venceremos. Una reciente aparición, del vocablo patria se dio en el millonario plan de inversiones 2010 – 2015 que presentó el gobierno. Más de 32 mil millones de dólares para hacer feliz a la patria de cinco maneras. El programa se llama patria unida y se divide en: patria industrial que cuenta con $us 24.620 millones; patria fuerte con producción y empleo que tiene $us 1.216 millones;. patria segura y patria para todos con $us 6.444 millones de inversión y finalmente, patria libre con $us 205 millones. Sin duda a la patria se le está prometiendo en cielo y la tierra sin un mango en el bolsillo. El plan que debería llamarse jabón patria, sirve para todo Pero mas allá de los juramentos de amor a la patria, a los cuales me adscribo plenamente, por siaca, ¿cuan realistas y coherentes son estas ofertas patrióticas?

Detrás de este gigantesco programa de inversión subyacen ideas de industrialización de viejo cuño. Se busca enamorar a la patria con boleros de los años cincuenta. De esta montaña de dinero cerca al 74 por ciento se ira a la industrialización de los recursos naturales, estrategia que refuerza el desarrollismo económico basado en grandes empresas públicas o mixtas. El plan de industrialización busca una acelerada producción en gran escala de capital intensivo y usa tecnología cerrada, como es el caso del satélite chino. Es un camino de desarrollo que vuelve a la idea de los años cincuenta de la Comisión Económica para América Latina (Cepal). Lo que economía necesita es infraestructura básica y una industria de base a partir de sectores claves. Hoy como ayer, la propuesta oficialista busca rehacer el camino de la revolución industrial del XIX, en pleno siglo de la revolución tecnológica y del conocimiento. La propuesta de industrialización gubernamental recuerda los Gosplan soviéticos que buscaban hacer en cinco años, lo que otros países habían hecho en cincuenta. Era sólo levantar el puño, para que se registren en sendos murales, y prometer ríos de dinero. El cementerio de la historia está repleto de estos modelos de industrialización.

Tuesday, March 23, 2010

Patria o Muerte, gastaremos

En los años treinta, Lord Keynes propuso que, frente la recesión mundial, se debía usar incentivos fiscales; saber, aumento de la inversión y el gasto publico, reducción de impuestos, entrega de transferencias y seguros de desempleo y otros. De lo que se trataba era de poner recursos públicos para activar la demanda agregada. En cristiano, dinero a la gente y los empresarios para que gasten y así reactivar el aparato productivo. Una propuesta simple y efectiva, pero generaba dos preguntas de difícil respuesta. Primero, cómo financiar los gastos? Segundo, cuál es su verdadero impacto. Y tercero, cuando parar los incentivos. A raíz de la crisis financiera internacional, que golpeó sobre todo a los países desarrollados, ha resurgido en el escenario de las ideas pero sobre todo en la práctica de las políticas públicas el pensamiento keynesiano. Por supuesto, más de setenta años después, las mismas preguntas siguen vivitas y coleando. Y por supuesto generando un inmenso debate. Su a usted, estimado y bien ponderado lector, le importan un pepino estas preguntas, es adepto de “meterle no mas” o más aún, cree que estas interrogantes son engendros neoliberales, pues entonces puede considerarse un neopopulista y gritar: Patria o muerte. Gastaremos. Pero si busca respuestas inteligentes a las tres incógnitas, basado en su realidad, Usted tal vez es un neokeynesiano, cuya consigan es: Patria o muerte, pensaremos.

Friday, March 5, 2010

El socialismo comunitario y Miss Universo

En el debate mundial hay un fuerte cuestionamiento al sistema capitalista, especialmente depués de la crisis financiera mundial del 2008, que mostró que “mejor que asaltar un banco, es fundar un banco” (Bertolt Brecht). En nuestro medio, las críticas al capitalismo son muy candorosas y por supuesto, repletas de razón en muchos sentidos. En la historia de las ideas, las críticas al capitalismo se enmarcan en un conocido dilema: revolución o reforma. En el primer caso, el sistema capitalista lleva en su código genético: el afán de lucro desmedido, la injusticia, la explotación del ser humano, por lo tanto, el injusto capitalismo debe ser substituido por el socialismo o comunismo. Esta es el curso de acción que sugiere el pensamiento marxista tradicional. Sobre esto se han escrito ríos de tinta y en otra entrega intentare resumir este debate. Hoy me concentrare en el segundo caso, que ya no habla de capitalismo a secas, sino de de capitalismos en plural, esto es, de sistemas de mercado con mas o menos regulación política, social, económica, y ambiental. Es decir de lo que se trata es de reformar los diversos modelos capitalistas. Aquí subyace la idea que existen capitalismos buenos y malos, mejores o peores regulados, viejos y nuevos, con valores morales y sin ellos. La patología de los capitalismos es amplia. Están aquellos capitalismos que apuestan excesivamente al libre mercado, a la especulación usurera y acumulación de capital desmedida, un ejemplo de esto sería el capitalismo financiero. En otros casos, la apuesta descomunal al mercado y el no reconocimiento de sus fallas llevaría a abusos de poder, concentración de los ingresos, generación de pobreza y desarticulación económica. El remedio para el fundamentalismo de mercado, sería una regulación y supervisión más rigurosa y efectiva a través de instituciones nacionales e internacionales. Según Dani Rodrik, “el capitalismo ni se autogenera, ni se autosostiene, no se autorregula y ni se autoestabiliza”. El Estado con diferentes tipos de intervención construye varios tipo de capitalismos. No hay capitalismo malo per se, sino mal regulado o con déficit de institucionalidad.

En el caso de Bolivia, si de lo que se trata es partir de lo que somos – un capitalismo de Estado rodeado de un mar de economía informal neoliberal - el desafío es avanzar acciones concretas para perfeccionar nuestro capitalismo. Esta es la realidad de los hechos. Las declaraciones rimbombantes y frases de efecto que sólo marean la perdiz y no nos ayudan a lograr cambios reales en dirección de una sociedad más próspera, justa y solidaria. El nombre que le pongamos a este proceso no importa, a mí también me gusta la etiqueta de “horizonte al socialismo comunitario”, en años, en décadas, total, tenemos todo el tiempo del mundo. Ademas esta frase podría decirla Miss Bolivia en el concurso de Miss Universo que se realizara en Santa Cruz bajo el patrocinio del gobierno, ciertamente le daría muchos puntos a nuestra candidata.

En 11 años Bolivia recibió medio Plan Marshall

En 11 años Bolivia recibió medio Plan Marshall