Friday, December 13, 2013

El poder del perdón

Gonzalo Chavez A..- Murió un mito, un símbolo de la libertad. Hizo el paso a la historia Madiba, el gran padre, como lo llamaba su gente en África. Océanos de palabras en todos los idiomas se gastarán en merecidos homenajes a Mandela. Se escribieron y escribirán muchos artículos y libros sobre su legado, pero al final del día, la marca más importante que un gran hombre puede dejar a la humanidad no está solamente escrita en las grandes letras de la historia; a veces se mide por la influencia en el corazón de una persona.
Y eso es suficiente. Hace muchos años, escuché una entrevista con el Presidente de África del Sur, que giraba en torno de lo que significa el poder, el perdón y la reconciliación para alguien que pasó buena parte de su vida injustamente encarcelado por sus ideas. Quien en 27 años de sombra tuvo todo el tiempo del mundo para acumular rencores y preparar un arsenal de venganzas por buenas y malas razones; tuvo todos los justificativos y dolores para convertir su alma en una máquina de ajuste de cuentas. Su pueblo había sufrido las atrocidades de la discriminación racial, económica y social. Las minorías blancas de Sud África en el poder habían mostrado cuán lejos puede llegar la estupidez de los privilegios. El caldo de cultivo para escalar la violencia estaba servido en la mesa; dependía de la palabra de un hombre, felizmente de un gran ser humano. Esto confirma que la historia también la hacen los individuos, en especial, en los momentos de las grandes decisiones, cuando cerebro y corazón deben pensar juntos. Mandela, en largos años de encierro, no cultivó el odio, más bien lo exorcizó de su alma y lo que es más importante, de su pueblo. Esto le permitió pasar de preso a estadista, de símbolo de la resistencia contra la opresión a líder de la paz mundial. Y ahora a leyenda de la historia.
En la referida entrevista, Mandela decía que cuando se convirtió en el líder de su país tuvo la oportunidad de descubrir que el poder no está en el dinero, las armas o el control la vida de los otros, sino en el perdón. Vivió perseguido y encerrado por sus ideales de justicia, igualdad y su inquebrantable lucha contra el racismo, buena parte de su vida. Pero cuando recuperó la libertad lo primero que hizo fue promover el más inspirador proceso de reconciliación en una sociedad que durante años se había preparado para una guerra civil sangrienta. Con la maestría que otorgan la firmeza de los ideales y la experiencia, desarmó todas las bombas que el injusto apartheid había instalado durante años en la sociedad sudafricana. Sembró la semilla del poder del perdón en cada ciudadano de su país y cosechó paz a raudales y mejores días para la gente. La esperanza nunca estuvo mejor administrada con su dosis de futuro, pero también con su toque de realidad. Para este humilde escribidor de Domingo, el entendimiento de lo que significa el poder del perdón es el principal legado de Mandela, por la sencilla razón de que se instaló en mis sueños y estoy seguro, en los de mucha gente.
Estoy muy feliz de terminar este año con una columna de homenaje a Mandela, saquen Ustedes las lecciones que podemos aprender de este líder y de la historia de África del Sur.
Pero para finalizar la larga jornada del año que ya se pierde en el horizonte del cansancio, un comentario sobre cocina estadística nacional. Un pie de página sobre la inflación de noviembre que, según el Instituto Nacional de Estadísticas, fue negativa en 0,03 por ciento. ¡Oh sorpresa! Estos datos se los ve muy bien masajeados y cocinados. No quisiera pensar que las estadísticas se pusieron al servicio del proceso de cambio. En el momento que se anuncia una fuerte inyección de liquidez a través del segundo aguinaldo y en el mes que hace varios años registra siempre subida de precios, la navidad neorevolucionaria produce la magia de la inflación negativa. Vendrán los reclamos de los amos de casa, se producirán cuestionamientos técnicos y políticos. Pero al final del día, como en el caso de los serios problemas con los datos del Censo, el tiempo y la propaganda oficial cubrirán con su manto de hermetismo lo que realmente pasó en los mercados. ¿Será que una vez la estadística se pone al servicio de la política a costa de la institucionalidad? Espero que esto no sea así. País que no cuenta con información estadística creíble, está condenado a la oscuridad. Encarcela su futuro. Me voy de vacaciones, de hecho ya estoy en la Universidad de Harvard de cuya biblioteca escribo esta columna. Vuelvo a la militancia del análisis en enero, y al país, en unos días. Felices fiestas. Le deseo un final de año inspirado en los ideales de Mandela, justicia, liberta y paz para todos.

Monday, December 2, 2013

La inflación la causan los opinadores, reptiles ponzoñosos y otras malas hierbas . ?Será ?




Según algunos de los dueños del poder, la aceleración de la inflación es provocada por los comentaristas, opinadores, librepensantes y otras hierbas venenosas, y no así por las políticas públicas, como el segundo aguinaldo (2A), ahora convertido en bono carnavalero (BC) para el sector privado, y otras medidas económicas contradictorias. Partamos de algunos hechos: hasta octubre la inflación medida por el INE llegó a  6,43% y el Gobierno ha previsto que a fin de año este indicador podría llegar a 7,5%. Es decir, este valor es casi el doble de lo que el Banco Central había proyectado, 4,8%.
Al mes pasado, la inflación de alimentos fue de 12,75%, y no es difícil prever que al cierre de este periodo esté entre 14 y 15%. Entonces, estamos frente a una aceleración de la llama del fuego inflacionaria que ya hizo desaparecer 30 marraquetas de la mesa de los bolivianos que ganan 1.000 bolivianos, por ejemplo.

Pero alguien dirá: ¡no tan de prisa, vulgo opinador! Esta pérdida del salario real será compensada por tres panetones comprados  por el 2A navideño y 20 bolsas de globitos adquirida con el BC. Obviamente esto para el 20% de los que trabajan en el sector formal de la economía, pero, ¿qué pasará con el restante 80% de almas que sobreviven de la vorágine de la informalidad?  Para ellos no hay los dulces del neopopulismo, pero sí la vieja ruleta rusa neoliberal, el revólver del mercado, donde a muchos les tocará la bala y no precisamente de plata. En un contexto de aceleración de la inflación, economía sobrecalentada (este año creceremos al 6,5%) e inventarios comerciales llenos, el 2A, que se pagará en diciembre para el sector público,  y el BC, que se hará efectivo en febrero para el sector privado,  actúan como propagadores de las llamas inflacionarias, cambian expectativas y provocan pugnas distributivas.  

En los próximos seis meses habrá una fuerte inyección de liquidez. El 2A, el BC, el reajuste de salarios correspondiente al 2013 y otros bonos que conquistarán algunos grupos, como los jubilados, meterán dinero a la economía, a contrapelo de la política monetaria contractiva del Banco Central de los últimos meses que, vía el aumento de tasas de interés de sus bonos e incrementos del encaje legal, están retirando liquidez del sistema. Sólo en el próximo semestre se verá si la política fiscal pirómana será controlada por los bomberos de manguera corta de la política monetaria. Además, la inflación en curso no es fenómeno simplemente monetario, el tema psicológico es importante.
En los últimos años, el Gobierno usa la técnica "inflación objetivo” (inflation targeting)  para anclar expectativas de las personas y de las empresas. Se anuncia, a inicios del año, de 2013, por ejemplo, una inflación de 4,8%, y a base de las políticas macroeconómicas consistentes y creíbles se busca alcanzar esta meta.

Como vimos más arriba este objetivo de inflación no se cumplió y ahora las políticas fiscales son más expansionistas. No olvidemos que se avecinan tiempos electorales y en Bolivia las elecciones se las gana gastando platita.

Además, la tasa de interés está subiendo y este indicador es leído, por las empresas y las personas, como un predictor de la inflación futura. Los agentes económicos no son tontos y no siguen a los opinadores, sienten el mercado  y saben leer las inconsistencias de las políticas públicas. Así que  hacia adelante las expectativas de los agentes económicos podrán predecir más inflación y reajustar sus precios en esa dirección.

Asimismo, el 2A y el BC han resucitado las pugnas distributivas por las rentas del Estado. Ahora jubilados, panaderos, campesinos, transportistas y otros grupos corporativos también quieren aguinaldos. Pero el conflicto distributivo también se da entre actores privados, a través de la corrida y aumento de precios, salarios y  costos y, otra vez, el incremento de precios.
Es de esperar: las empresas que tienen algún poder de mercado, ahora que pueden pagar el 2A en febrero, buscarán mejorar sus flujos de caja incrementando sus precios. Otras, simplemente, convertirán la prima del 2014 en el BC. El Gobierno abrió la posibilidad de facilitar créditos, pero esto también es aumento de costo financiero, que no lo paga el empresario, sino el consumidor con precios más elevados.

Pero no todas las empresas tienen esta flexibilidad y el anterior razonamiento se aplica más para el sector formal; los que están en la cruel competencia, sobre todo en la informalidad, se someten a las reglas duras del mercado.

Volver a cierta normalidad en la estructura de precios relativos es costoso y toma tiempo. El populismo económico desordena la economía e impulsa el juego defensivo de los precios, salarios y costos. La sociedad entra al cachascán de las rentas y no al círculo virtuoso de la innovación y la productividad.  Así que la inflación en curso no es obra de los opinadores, sino de políticas equivocadas que desencadenan procesos económicos complejos, como los descritos en párrafos anteriores, porque, honestamente, no creo tener mucha influencia sobre los actores económicos.
Según mis cálculos, esta columna sólo la lee mi mamá, unos funcionarios junior del Ministerio de Finanzas que tienen en sus términos de referencia esta tarea y usted amable lector. O sea, cuatro gatos locos, aunque todos de angora, si me permiten el piropo y el agradecimiento.

Como está de moda los regalos, aquí le va un bonito académico sobre lo que significa populismo económico, concepto muy debatido en las últimas semanas.  La mejor forma de definirlo es a través de una vieja historia cuya veracidad no puedo garantizar, pero avalo por su precisión explicativa. En el recordado programa La Tribuna del Pueblo, una señora se quejó al Compadre y le dijo: "No veo a mi marido hace tres días”. Y éste le contestó: "¡Lentes para la señora!”.

En 11 años Bolivia recibió medio Plan Marshall

En 11 años Bolivia recibió medio Plan Marshall