Monday, June 15, 2015

De marineros y piratas

Preguntita dominical: Es Usted un pirata o un marinero? La respuesta en mi columna de hoy.

Comencemos con una pregunta a quema ropa: ¿qué tipo de gerentes o emprendedores están formando nuestras universidades? ¿Piratas o marineros? O de la manera más amplia: ¿qué tipo de empresas se están gestando en Bolivia?

 Según uno de los gurús del planeamiento estratégico, Michael Porter, la gerencia contemporánea se enfrenta al dilema no excluyente de apostar a la eficacia operacional o la posición estratégica para alcanzar el éxito empresarial. En el primer caso, la gestión de la empresa se concentra en ser la mejor en un determinado mercado asimilando, logrando y extendiendo las mejores prácticas administrativas que mejoren la efectividad operacional.
Este camino generalmente, apuesta a una táctica de bajar costos como manera de tener una mayor participación en la torta del mercado. Uno puede ser el mejor en el producto final que fabrica o en cualquier parte de la cadena de valor de la empresa, por ejemplo, en la operación del negocio, en mercadeo o en el desarrollo de tecnología.
 Este camino de pelear por un pedazo de la misma torta fue denomina como estrategia de océano rojo (W. Chan Kim and Renée Mauborgne) porque implica una pelea dura y sangrienta, con los cuchillos pendencieros para cortar costos, que al final tiñen el mar de la competencia de rojo.
  En estas aguas generalmente navegan gerentes marineros que apuesta al status quo y a la gestión solamente operativa del día a día. Por supuesto, esta es una opción válida y necesaria, pero insuficiente en los tiempos actuales, cuando no se puede competir por costos con las empresa chinas.

 En la actualidad, un camino imprescindible es el posicionamiento estratégico, la competencia, no para ser el mejor, sino para ser el único en el mercado. Para ello, la empresa busca una posición diferenciadora, sostenible y única respecto a los competidores; es decir, navegar en un océano azul. En este caso, quienes conducen los barcos son gerentes o emprendedores piratas, innovadores y creativos. Guy Kawasaki, líder de la empresa Apple, resumió la disyuntiva en la siguiente frase: "Al final, o eres diferente o eres barato”.
 Optar por ser diferente, único y, por lo tanto, estratégico es alimentarse de la creatividad, la innovación y tanto del emprendimiento (creando nuevas empresa) como del intraemprendimiento (reinventando algo dentro de la empresa).
 Veamos dos ejemplos pioneros. El circo como oferta de diversión para niños y jóvenes tiene centenas de años. Y el modelo de negocios nunca había cambiado. El espectáculo mostraba siempre animales maltratados, trapecistas subidos de peso y payasos chilenos sin gracia. Los circos estaban en la competencia del océano rojo, bajando el costo de las entradas y viajando entre pueblos pobres.
 Hasta que llegó el Circo del Sol (Cirque du Soleil)  que cambió completamente la propuesta,  se atrevió a ser diferente y reinventó el circo mezclando varias artes: teatro, ópera y danza, ampliando su oferta de entretenimiento a toda la familia. Se volvió el único circo de calidad mundial.

 La industria de la literatura y el cine del terror proporcionan otro ejemplo. El conde Drácula, cuyo principal actor murió esta semana, Christopher Lee, fue fuente de las pesadillas de muchas generaciones. Libros y películas esparcieron pánico y sangre hasta a los años 70, porque después el género entró en desgracia. Las nuevas generaciones  ignoran el clásico libro Bram Stoker que dio origen al temible personaje de dientes afilados, de 1897, y los filmes del caballero de la noche fueron exilados en viejas cinematecas.
 Pero emprendedores piratas revivieron el género. Reinventaron a Drácula, quien ahora es apuesto, joven, enamoradizo, fiel y sale de día, es un vampiro vegetariano y ecologista, que encanta y seduce, y no así un chupa sangre desalmado.   Piense en la película Crepúsculo o las decenas de libros de la colección El vampiro adolescente. En cuanto la industria tradicional del cine de terror se empeña en teñir con más sangre el mar de la competencia, el nuevo draculín navega por aguas azules. A generado una posición única de valor con relación a los competidores. En estas industrias del entretenimiento se atrevieron a pensar diferente, a pensar fuera de la caja, a diferenciarse.

 La hipótesis que manejo es que en Bolivia nuestras universidades están sólo formando marineros de agua dulce y nuestras empresas sólo navegan en lagunas rojas. Muy pocos están educando o inspirando a los piratas.
 En la Escuela de la Producción y la Competitividad de la Universidad Católica estamos trabajando con los piratas del futuro, pero el camino aún es muy largo. Bueno, y nuestras empresas, por lo menos las tradicionales, siguen conducidas por marineros finamente vestidos que necesitan del viento del Estado.

 Ahora bien, antes que usted me responda si se considera un pirata o un marinero, le obsequio con la siguiente frase de Miguel Angel: "El mayor peligro para la mayoría no es que apuntamos muy alto y fracasamos, sino que apuntamos muy bajo y acertamos"

3 comments:

Victor Chavarria said...

Como dicen en el norte: pon tu plata donde pones tu boca. Aún más aplicable para quienes profetisan en el mundo de las finanzas, negocios, y enseñanza de estas disciplinas.
El punto es, qué clase de piratas se están reinventando a nivel de la docencia de MBAs, emprendedurismo etc? Seguimos con los sistemas prosaicos de aula, oyentes, docentes, ponencias, exámenes, memorización, regurgiaci{on, etc? Es un sistema que data de siglos atrás. Fallido principalmente porque no enseña a pensar críticamente, a ser creativos, a tener perspectivas múltiples, a sintetizar luego, a construir sobre diferencias, a romper paradigmas, a mirar holisticamente, etc.
Pauta: documentarse como funcionan universidades rompeparadigmas como SINGULARITY UNIVERSITY. Que antes de "impartir" concocimiento , parte de plantear los desafíos cruciales de una sociedad, para recoger las perspectives multidisciplinarias de gurus y no gurus.

Gonzalo Chavez said...

Victor gracias por el interesante comentario

Anonymous said...

FELIX CHAVEZ

...en Bolivia nuestras universidades están sólo formando marineros de agua dulce y nuestras empresas sólo navegan en lagunas rojas. Muy pocos están educando o inspirando a los piratas...PRIMERA GRAN VERDAD

...en la Escuela de la Producción y la Competitividad de la Universidad Católica estamos trabajando con los piratas del futuro, pero el camino aún es muy LARRRRRRRRRRgooooooooooo¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡...SEGUNDA GRAN VERDAD (hace rato que se la están charlando)

CREAR O MORIR¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Basta de tanta apolillada teoría...RESULTADOS YAAAAAAAAAA¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

DE NINIS, NINININOS Y NINANINAS

Los pitucos de la cooperación internacional están llenos de acrónimos en sus informes que suenan a remedios contra la caspa o idiomas galác...