Friday, March 13, 2009

¿Depreciar o no depreciar? Thats the question

La semana que termina, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) ha informado que balanza comercial de Bolivia de enero registró el primer déficit en cinco años. Esto significa que lo que los bolivianos compramos del exterior fue 10 millones de dólares mayor, que lo que el país vendió al mercado internacional. Este podría ser un hecho sin relevancia si no estuviéramos frente a una de las crisis más graves del capitalismo desde 1930. El resultado de enero puede ser la punta del iceberg de un gigantesco shock externo negativo de ingresos que viene gestándose desde septiembre del 2008. Todo indica que la fiesta ha terminado.

Ahora viene el periodo de vacas flacas. Algunos datos preocupantes: en el segundo semestre de 2008 el precio del estaño se redujo en 44%, el zinc cayó en 35%, la plata se redujo en un 28%, la soya se contrajo en un 19% y el caso de gas natural recibiremos un doble sopapo. Los brasileros han reducido su compra de 30 millones de metros cúbicos por día, a solamente 20. Y en Abril, los precios del gas natural del contrato con Brasil se pondrán a tono con los nuevos precios del barrial de petróleo, que se sitúan en torno a 30 dólares por barril. Venderemos menos gas y a menor precio.

Para el año 2009, es posible que el gobierno amortigüe la caída de las exportaciones, subiendo la inversión y gasto públicos (están programados 1,800 millones de dólares), pero el oxígeno a las finanzas públicas, en el mejor de los casos, será para un año.

El año 2010, solo la mamita de Urkupiña sabe lo que nos podría pasar en el frente externo. El déficit de la balanza comercial de enero constituye, sin duda, el primer campanazo que debía poner en alerta a nuestras autoridades económicas. En la actualidad, la preocupación más urgente es que ocurrirá con el tipo de cambio real, que está apreciado con respecto a nuestros principales socios comerciales. La duda Shakespeariana es: ¿depreciar o no depreciar la tasa de cambio? Con el agravante de que al haber mantenido el tipo de cambio fijo, se señalizó de manera equivoca las expectativas de la gente. En el último periodo, se ha vuelto a caminar en dirección de la dolarización de la economía, a un ritmo de 200 millones de dólares por mes. Ahora, si después haber anclado las expectativas de los agentes económicos a un tipo de cambio fijo, se impulsa una pequeña depreciación del Boliviano, se corre el riesgo de aumentar la velocidad, con que las personas, convierten sus Bolivianos a dólares. Si esto ocurre, ciertamente se comprometen las reservas internacionales. De taquito, también se podrían producir saltos en la inflación no deseados. Pero al mismo tiempo, seguir manteniendo apreciada la moneda nacional frente al dólar, le serrucha el piso a nuestras exportaciones, que son el salario de Bolivia. Cabe recordar, que nuestras ventas al exterior ya están comprometidas por la contracción del consumo mundial y la pérdida de mercados.

También existe la hipótesis de que el tipo de cambio este siendo mantenido estable por razones políticas. El florecimiento del comercio informal y formal ligado a las importaciones, es una actividad que mueve a miles de votantes, recordemos que es una economía que mueve 5 mil millones de dólares. Los exportadores son algunas centenas. Pongamos un solo ejemplo, se estima que los importadores y comercializadores de ropa usada alcanzarían a 250 mil almas. A la hora de contar votos, la dignidad y la revolución quedan en un segundo plano. Todos a vestirse con las chompas del John Smith y los calzones de Katherine Anderson, aguante compañero productor de manufacturas bolivianas, solo falta nueve meses para las elecciones.

2 comments:

Anonymous said...

El deficit en la balanza comercial es algo que dificilmente vamos a superar con las tendencias del mercado; el precio del gas y del cobre estan por los suelos. Con la "green revolution" que tiene en mente la administracion Obama el precio de todos los combustibles fosiles continuara esta tendencia; y ahi aunque Chavez y Morales nacionalicen hasta los puestos de anticuchos y arepas, esto no mejorara nuestra siutacion. Nuestros productos estrellas valdran poco o nada en el mercado internacional. Para rematar nuestras fantasticas relaciones con la Union Europea y Estados Unidos no haran mas que limitar mas las exportaciones de las empresas manufactureras. Un Estado hambriento pero soberano! Nuestro presidente deberia dejar atras su psicosis de las barras y las estrellas se adueñan de mi bandera, darse cuenta que la Guerra Fria termino hace muuucho y asegurar el mercado para miles de empresas bolivianas. Pero que no cunda el panico! Lo que no revela la balanza comercial es el incremento de nuestras exportaciones de cocaina! Quizas si lo vemos desde ese angulo las acciones de Don Evo Morales no son tan ilogicas: fuera la DEA, fuera gringos, sembradios de coca hasta en los jardines de la plaza Murillo!!!!! Relamente tendremos que rezarle mucho a la mamita de Urkupiña, al Tio y a la Pachamama (ya que somos un Estado Plurinacional) para que nos protejan 9 meses mas!

Kollita Verde

Anonymous said...

Como dije en algun espacio, la unica manera de deshacernos de esta horda de salvajes desalmados y corruptos, es hacer un gran frente democratico liderizado -quizas- por victor hugo cardenas, nuestro "nelson mandela" por lo q el representa en nuestro pais. En compania de "probas" personalidades de los cuatro puntos cardinales de bolivia..........como carlos meza, joaquino, la prefecta d sucre, entre muchos otros......personajes de renombre en la empresa privada tambien por que no? Es hora q todos pongamos el hombro y estemos unidos mas q nunca. Como dijo paz estensoro: "BOLIVIA SE NOS MUERE" y se nos muere de verdad.....
Desde mi humilde posicion, yo volvere al pais solo con el proposito de votar y aportar economicamente a la causa.

Cosaco, (un boliviano fuera de bolivia y q espera retornar)

Premio Nobel para el lado psicológico de la economía

Un viejo y pretencioso chiste entre los economistas pregunta: ¿Por qué sólo existe premio Nobel de economía?  ¿Por qué no hay este galardón ...