Friday, October 23, 2009

Williamson, Premio Nobel de economia

El corazón de las ideas de Williamson,busca explicar por qué en algunos casos es mejor que ciertas empresas realicen todas las actividades que corresponden a su negocio. La empresa A explora, produce, refina, transporta y comercializa petróleo y sus derivados. La empresa B cria ganado, tiene una curtiembre de cuero, produce los zapatos y los comerciaiza. En ambos casos, la firma actua en toda la cadena de valor del producto. Controla las actividades, upstream (aguas arriba) y downstream (aguas abajo). Separar complejas actividades y dejar que el mercado las provea, genera elevados costos de transacción, requiere de complejos contratos para su adecuado funcionamiento, pero sobre todo se necesitan instuticiones (reglas de juego) que funcionen, por ejemplo cortes judiciales transparentes y justas. Williamson va a establecer que los actores económicos, empresas y consumidores, tienen una racionalidad limitada y no pueden escribir el Corán de los contratos que establezca todas las vicisitudes de la A a la Z de una relación comercial. El pensamiento neoclasico supone que las personas tiene racionalidad ilimitada, por eso siempre estan maximizando ganancias (empresas) o bienestar (consumidores) en mercados perfectos.

En el mundo conceptual de Williamson, donde los mercados son imperfectos, es mejor que la empresa controle de las vacas al zapato, del crudo a la gasolina. Cuanto mas complejo e imperfecto el mercado, mayores los costos de transaccion, mayores las dificultades de escribir los contratos que respalden estos negocios, y mas dificil de hacerlos cumplirlos. Adicionalmente, se puede producir una mutua dependencia entre dos empresas que pueda generar comportamientos oportunistas que perjudiquen el negocio. Lo que se conoce como el efecto hold up (retencion). Imaginese que nuestra pizzaria cresce mucho y el provedor de tomates tiene varias heactraes solo para nosotros, ambos pueden querer aprovecharse esta situacion y buscar algun tipo de ventaja. Ni pizzaria no productor de tomates quiere que el otro lo agarre de sus tomatitos, literalementre, no ve? En suma, Williamson recomienda que cuánto mayor la complejidad del negocio, las posibilidades de hold up, la imperfección de los mercados, mayores seran los costos de transacción, por lo tanto, mejor era tener una empresa integrada verticalmente. El gobierno interno (governance) de la empresa es mas manejable. Entre tanto, hacerlo todo en casa tambien puede ser un problema. La pizzaria crece de tal manera que presenta serios problemas logisticos, de gerencia y productividad. La empresa pierde gobernancia interna, es tiempo del outsoursing, la provision de algunos productos o servicios debe hacerlo el mercado, por ejemplo la contabilidad, la limpieza de los estableciemtos, la oferta de algun insumo, entre otros. Williamson ayudo a entender mejor el dilema que todo empresa enfrenta: Producir un producto o realizar un servicio dentro de la empresa o contratarlo/comprarlo del mercado. El Nobel de economia contribuyo a comprender mejor la institucionalidad que soporta a los mercados imperfectos. En próximas entregas, presentaremos las ideas de Elinor Ostrom.

Friday, October 9, 2009

Cambio productivo

Me atrevo a sugerir, desde esta trinchera cibernética, que el tema económico y productivo debería ser el nuevo estandarte del cambio, porque hay demasiados temas que están en el tintero. Mencionaremos algunos de ellos, sin querer ser exhaustivo.

Primero, se requiere definir una política hidrocarburíferas clara que tenga objetivos centrales, la reinvención gerencial, financiera y productiva de YPFB. Consolidar la nacionalización requiere de una gestión profesional competente y honesta, es prioritaria.

Segundo, se requiere aterrizar el tema de la autonomía y desarrollo local, pero desde una perspectiva de sostenibilidad financiera y de descubrimiento de vocaciones productivas regionales.

Tercero, es tiempo de la revolución productiva y la generación de empleo. Debemos promover una verdadera subversión de los espíritus emprendedores nacionales, que lideren focos productivos en todas las regiones del país. La consigna debería ser: cada ciudad un producto, cada región una cadena productiva, cada geografía una plataforma de la exportación.

Por supuesto que el cambio tiene muchos mas matices, pero en las elecciones que se avecinan, antes de votar, yo veré quienes son capaces de dar un golpe de timón productivo en el proceso de cambio.

Friday, October 2, 2009

Detector de neoliberales

Desde la cúspide del poder se ha pedido que, de una vez por todas, se inicie la caza a los neoliberales y otras alimañas que aún se refugian en el árbol del poder. Todos los problemas de gestión administrativa y corrupción serían responsabilidad de estos reptiles ponzoñosos, que no solamente se alimentan del erario nacional sino que seducen con artes ocultas a los sesudos y virginales neo-rrevolucionarios. Según el diagnóstico oficial, muchos de estos aún anidan en sus vigorosos pechos de bronce sentimientos pequeño burgueses que las hacen temblar las rotulas. Se han endurecido pero aún mantiene cierta ternura por el dinero y otros placeres materiales.
Se dice, en los corredores del poder, que en las puertas de todas las reparticiones del sector público se instalarán sofisticados detectores de neoliberales, desarrollados con tecnología venezolana. Estos aparatos de última generación recuerdan a los detectores de metales de los aeropuertos. ¿Cómo funcionan estas maravillas creadas por el ingenio del socialismo del siglo XXI, que amenaza convertirse en el tercer ítem de exportaciones de Venezuela, después de petróleo y las mises Universo? Cuando algún fanático del mercado pasa por estos aparatos se activan fuertes alarmas y alto parlantes poderosos repiten sin parar improperios como: vende patria, pillo, sarnoso neoliberal y otros adjetivos irreproducibles en este medio. En casos extremos, los detectores de neoliberales, que están decorados con coquetos motivos que recuerdan a la Puerta del Sol, sueltan lenguas fuego para hacer retroceder a los mugrientos seguidores de Milton Friedman. Ahora bien, si un autentico revolucionario atraviesa el artefacto, los parlantes sueltan la melodiosa voz del luminoso líder bolivariano, cantando “Rojo, rojito….”en do mayor, acompañado por un coro de zampoñas chapareñas, e inmediatamente de lo alto del detector, se proyecta luces multicolores que dibujan en el suelo una wiphala que alumbra y señala el glorioso camino del cambio.

TIPNIS y DESARROLLO

TIPNIS y DESARROLLO