Sunday, August 8, 2010

Armas versus celulares

Los cambios tecnológicos, la revolución de las telecomunicaciones y la ampliación de la sociedad de la información se han convertido en pilares centrales del desarrollo económico y social en el mundo, en especial para países en vías de desarrollo como Bolivia. En la actualidad, el desafío de combinar cambios tecnológicos con desarrollo es doble: cerrar la brecha de pobreza y al mismo tiempo, acortar la brecha digital. Las tecnologías de la información y comunicación (TICs), ofrecen oportunidades concretas para fomentar la inclusión social y la reducción de la pobreza y de esta manera realizar revoluciones productivas y de servicios en beneficio de la gente. Las TICs son herramientas fundamentales para ampliar derechos sociales y económicos en la base de la pirámide de la sociedad. Tener computadoras de bajo costo, acceso a la Internet, estar conectado, desarrollar tecnología aplicada a las necesidades de las personas y las empresas, ampliar los servicios para la población son algunas de las armas contemporáneas para generar bienestar económico y menos pobreza. Los estados modernos enseñan a sus ciudadanos a manejar celulares, computadoras o máquinas, y no armas, que es típico de mentalidades autoritarias, que aún militan en los oscuros callejones de la muerte y destrucción, porque le tienen miedo al futuro.
En Bolivia hay 4,5 millones de celulares, es decir, la tasa de cobertura de la red de telefonía móvil es del 46%. Esta penetración tecnológica ofrece una gran oportunidad para introducir innovaciones financieras y bancarias a través de las redes que soportan los celulares. En concreto, se puede promover la inclusión de gente de bajos ingresos al mercado financiero a través del acceso a la telefonía móvil
India y Kenia y otros países en Asia, han sido exitosos en la incursión de iniciativas públicas y privadas para universalizar el acceso a TICs y tecnologías inalámbricas. A través de programas de uso masivo de teléfonos móviles, denominado Mobile-Money o M-Banking, se ha logrado implementar programas de creación de empleos en las áreas rurales,se ha permitido a los migrantes enviar remesas a sus lugares de origen, pagar las cuentas de los servicios básicos sin hacer colas en los bancos, o simplemente como un medio de pago o de ahorro.
Esta actividad tiene impactos económicos potenciales, que están relacionados con el hecho que facilita el comercio. Imagínese, por ejemplo, pagando en el mercado Rodríguez, las Siete Calles o la Cancha con su celular que está conectado a un banco o que simplemente, Usted, recargado con Bs 100 en la esquina de su casa. “Caserita, ¿a cuánto tu papa? Siete con cincuenta centavos, la cuartilla. Qué bien, te pago con un mensajito de mi celu”. La caserita que también tiene su móvil, recibe el pago aceptando la transferencia. “Gracias, cibercaserito, tan churro con su aparatito”. Al final del día del trabajo, el vendedor no tiene que manejar su plata como chuño debajo de sobaco. Apenas apretando un botón de su celu sabe cuánto vendió en la jornada. El consumidor controló mejor sus gastos y no tuvo que estar cargando billetes y monedas. El celular se convirtió en billetera y banco al mismo tiempo. El Mobile-Money (billetera electrónica) o M-Banking (banco móvil) también fomenta el ahorro de los hogares, a través de la promoción del crédito de persona a persona; mejora la calidad de la inversión al permitir realizar transacciones a distancias muy grandes a bajos costos (por ejemplo, el Juancito Pinto se podría pagar por este sistema); facilita la diseminación del riesgo (al poder hacer transacciones al segundo); y finalmente, constituye en sí, un seguro contra robos. Si te afanan el celular, no te roban la mosca.
En una sociedad entre bancos y empresas de telecomunicación coordinados por alguna agencia del gobierno, se podría implementar este sistema en Bolivia. Los teléfonos celulares, las computadoras, la Internet y los diversos servicios que pueden brindar estos instrumentos, ayudan aumentar la productividad de la economía, fomentan el consumo y incrementan las ganancias de personas y empresas, y finalmente, las TICs facilitan la participación de la gente en redes familiares, sociales y empresariales, contribuyendo, de esta manera, al aumento del stock de capital social en un país.
La educación cívica y productiva del siglo XXI prepara a sus ciudadanos para cavar trincheras productivas desde donde se dará la batalla al desempleo y el hambre, los entrena para desarrollar su creatividad y espíritu emprendedor, crea campos de entrenamiento donde se realizan cursos de todas las tecnologías de la información. Las armas del futuro son los celulares y sus diversos servicios; las computadoras y sus aplicaciones productivas; los programas de computación que ayudan a organizarnos mejor. Estas son las armas para derrotar a la miseria, la pobreza y exclusión étnica. Además, apostar a las tecnologías de la información, como una de las bases de nuestro desarrollo, es darle alas cibernéticas a la vida y a la paz.

2 comments:

Anonymous said...

De acuerdo que fomentar las TIC es muy deseable; como lo son tecnologías de informática de nubes, territorios inteligentes, energías eólicas y solares, biotecnología, manufacturas esbeltas...etc. Soñar no cuesta nada. Tampoco las ilusiones del futbol.

Pero la realidad impone prioridades y racionalidad. Y sobretodo estrategia. En China con toda la manufactura que ha desarrollado el uso de internet es controlado severamente. Pero China entendió que hay prioridades que atender. Por eso impulsó primero las condiciones institucionales, financieras y juridicas para acomodar gigantescas inversiones extranjeras y locales, lo cual ha permitido que las industrias se emplacen a ritmos acelerados y fenomenales.

No es que G.Ch. proponga ideas desquiciadas o poco interesantes, ni innecesarias en algún punto del proceso de construcción de un sistema productivo; o que no coadyuven a este último, pero primero hay condiciones sinequanon que tanto economistas, legisladores como políticos deben atender para crear un motor económico productivo racional, integrado, competitivo, de niveles superiores a los primarios que apenas tenemos.

Anonymous said...

No estoy de acuerdo con nuestro senor anonimo, ya que si esperamos al desarrollo de toda la infraestructura que menciona, lanzariamos estas tecnologias el 2050 y precisamente este tipo de servicios estan disenados para agilizar el proceso de integracion de la base de la piramide en la escala social (que son la gran mayoria).
si se ven los modelos mas exitosos, estan en africa, donde la penetracion de banca es muy baja y usan este tipo de tecnologias para mitigar el problema de accesibilidad, y de hecho potencias como USA y china esta tratando de copiar el modelo ahora directamente desde alla.

tigo ha lanzado este servicio en paraguay y seguramente lo tendremos en bolivia proximamente.

Gonzalo no esta proponiedno ninguna idea desquiciada, ya tenemos la tecnologia necesaria para hacerlo en el pais y el modelo esta probado en otros paises con economias informales como la nuestra.

technofreak

Creando un océano azul para la política

En el ámbito empresarial una compañía navega en un océano azul cuando ha sido capaz de elaborar una estrategia diferenciadora que le permite...