Monday, September 20, 2010

Mercado Justo, Estado inteligente

AMIGAS(OS) EL DIA DE AYER DOMINGO 19 DE SEPTIEMBRE SE PUBLICO EN EL PERIODICO PAGINA SIETE UNA VERSION BORRADOR DE MI COLUMNA CON MUCHOS ERRORES Y PROBLEMAS. ME DISCULPO POR ELLO, A CONTINUACION PUBLICO LA VERSION FINAL Y CORRECTA DEL ARTICULO

Estado versus mercado, tal vez ésta sea la dicotomía más antigua y conocida en el debate económico. Para algunos el mejor asignador de los recursos escasos de una economía es el Estado que planificando, regulando y produciendo defiende, de mejor manera, el interés publico y ayuda a distribuir la riqueza entre la gente. Para otros, el mercado, a través del movimiento de los precios, es el mecanismo descentralizado capaz de generar fortuna y distribuirla de manera eficiente. Se han gastado ríos de tinta para justificar y validar, en diferentes contextos y momentos de la historia, estos dos conceptos. También es archiconocida la idea que países como Bolivia son víctimas de un péndulo. En ciertos momentos de su historia, defienden, con pasión desenfrenada, las virtudes del mercado; en cuanto en otras ocasiones se venera, con igual ímpetu, al Estado. Es sorprendente como es repetitivo el debate que contrapone Estado y mercado a nivel político, en cuanto en la experiencia exitosa del desarrollo económico y social en el mundo, uno encuentra ambas instituciones complementándose de manera compleja pero también virtuosa.

En realidad, como toda creación humana, ambas formas de asignar riqueza son imperfectas, mercado y Estado tienen muchas fallas. En el primer caso son muy conocidos los problemas que se presentan cuando aparecen los monopolios que colocan precios abusivos y de esta manera, restan bienestar a la gente; existen ciertas actividades que no pasan por el mercado beneficiando o perjudican a un tercero, sin que la pérdida/beneficio se contabilice, estas son las famosas externalidades negativas o positivas; otra falla conocida del mercado son las asimetrías de información, cuando el consumidor o vendedor tiene una ventaja informativa lo que enceguece al mercado; tenemos así mismo, las fallas de coordinación entre privados que lleva a desequilibrios entre empresas y a otros problemas macroeconómicos como la inflación o recesión. Para corregir todos estos problemas el Estado debe promover la competencia, regular, fiscalizar, supervisar, incentivar e inclusive intervenir produciendo algún bien o servicios.

El supuesto fuerte aquí es que el Estado en bueno, puro y siempre eficiente para cumplir con las funciones que se le encomienda. En la práctica, el Estado también presenta graves fallas. 1) El aparato estatal tiene serios problemas para conocer la demanda de los ciudadanos, y/o empresas. ¿Cómo conoce, agrega, prioriza y ofrece lo que la población quiere? ¿Cómo interpreta el bien común? Elecciones, consultas, mecanismo de participación, referéndums son algunas de las formas imperfectas de recoger demanda societal, en este contexto, sus decisiones siempre serán incompletas. 2) El Estado, puede estar capturado por intereses burocrático/políticos o por grupos de interés que sólo tendrán el objetivo de capturar las rentas que se generan dentro del gobierno, uno de los males más conocidos es la corrupción. 3) El Estado pude ser muy ineficiente porque no puede evaluar costos y benéficos y se mueve por una lógica de mantención y acumulación de poder. En el plano económico el Estado puede equivocarse por acción y omisión. ¿Cómo se corrigen estas fallas? Pues, con democracia, transparencia, construcción de institucionalidad, supervisión, descentralización de las decisiones, sistemas de peso y contra pesos, excelente capital humano, carreras administrativas y otros mecanismos. Ni el mercado ni Estado se crean solos, tampoco se auto regulan o estabilizan, menos aún se auto legitiman.

De una manera más conceptual, lo público o privado, para que funcionen, depende de reglas de juego formales (legislación) e informales (usos y costumbres), de arreglos institucionales. Para un mejor funcionamiento del mercado se requiere garantizar derechos de propiedad públicos, privados, colectivos, y hacer cumplir los contratos es decir, instituciones creadoras de mercados. También son fundamentales las instituciones reguladoras de los mercados. Con frecuencia los mercados se desequilibra generando perdida de empleo e inflación, para ello se requiere instituciones estabilizadoras de estos, piensen por ejemplo en las política fiscales y monetarias. Finalmente, los mercados pueden ser eficiente pero injustos, para ello requieren de instituciones que los legitimen, a saber: Políticas redistributivas y tanto políticas de seguridad como de asistencia social. (Dani Rodrik)

Entre las reglas de juego (instituciones) que crean, regulan, estabilizan y legitiman la acción del Estado en la economía están aquellas que acercan a la gente del aparato estatal, promueven participación de los ciudadanos en las decisiones, impulsan la división e independencia de poderes, promueven la industrialización, y la buena provisión de servicios, la calidad de la educación pública, apoyan la meritocracia técnica y política en el sector público. Por ejemplo, un estudio detallado sobre como el Estado contribuyó a la implementación de políticas industriales en la región se encuentra: Fernanda Wanderley, “El nuevo desarrollismo en América Latina” Un mercado mas justo y Estado inteligente se construyen con políticas públicas y desarrollo empresarial, y por supuesto no surgen de las ideologías pendulares.

4 comments:

Anonymous said...

Estado justo, mercado inteligente...son dos nuevas adiciones a la lista de asepciones bien oximorónicas.

En un mercado libre la concentración de capital es un fenómeno que tiene su propia inercia. La única inteligencia del estado es aquella que sirve para penetrar los ámbitos de información privados y públicos usados para la sustentación del poder.

Es patética la falta de imaginación que ha arrinconado a las sociedades a creer que el mundo -de riqueza y poder - solo puede ser visto por una óptica polarizada y confrontada.

Por otro lado la cinetica del poder es autoalimentada por su propia voracidad de control y dominio por entronarse en el poder.

Anonymous said...

La crisis de latinoamerica, como lo dijo alguna vez Murray Rothbard no es economica si no etica. La manifestaciòn puede ser material, pero su raiz es espiritual.

Es preferible el mercado libre a que los ciudadanos y ciudadanas se pongan al servicio del Estado, viviendo de forma coercitiva: impuestos, conscripciòn militar que puede ser considerado como secuestro o esclavitud, estafa en la educaciòn publica, mal servicio en la povisiòn de salud, sin opciones para que los individuos puedan elegir, etc.

Los seres humanos no pueden delegar la busqueda de la felicidad en "los iluminados" que llegan al poder, que al final terminan volviendo en tiranos, porque lejos de limitar al Estado, buscan que se apodere de la vida de las personas.

Demosle libertad al ciudadado, la mayor que podamos, asi como a la empresa y pongamosle limites al Estado.

Anonymous said...

Un estado justo,inteligente, con conciencia recta, con moral, no coquetea con Irán, ya no es una cuestión de economía, ya no es una cuestión de teoría económica, ya no es un cuestión de política pública, ya no es una cuestión de que si un columnista se equivoco o no, es una cuestión de guerra, no se si se habrán dado cuenta los genios del gobierno , y si estarán concientes de las consecuencias y del peligro que eso acarrea, ya no es una cuestión política, no se si los genios que nos gobiernan se habrán dado cuenta que nos estamos convirtiendo en una POTENCIAL AMENAZA MUNDIAL.Les aconcejo cerrar trato con los buenos,hacer caso de los buenos concejos de Hillary Clinton, pensar mas de 20 veces en las concecuencias, alejarse del gobierno de Irán, no ayudar al gobierno si ayuda a Irán, ley del hielo a Irán, y a todo funcionario público le aconsejo que no colabore con su gobierno si su gobierno no tiene moral, no tiene ética, ni conciencia recta.

Eduardo Garcia said...

Ambos extremos son malos, por lo que habra que balancear Estado y Sector Privado, evitar el monopolio, ahora las empresas del estado tendran doble funcion la de generar utilidades y la otra mas importante la de regular precios con una competencia sana, ya vimos la manipulacion de precios por parte de los empresarios cruceños en vista de la no competencia por empresas publicas, ningun plan sobre seguridad alimentaria, ahora con Emapa, de alguna manera se logra tomar el control,
El estado tiene que jugar un papel muy importante en la regulacion y el equilibrio y no dejar a las fuerzas del mercado que se autoregulen, de un dia al otro no es posible tener grandes resultados se debe empezar desde la eduacion primaria es importante tomar conciencia de que pais queremos construir, las metas a seguir, por ejem. a Chile le va bien, no privatizo su principal empresa del Cobre, tiene una informalidad inversa a la nuestra, Cobertura telefonica movil 96%, Acceso a Internet 80%, Servicios basicos 90%, cientificos alrededor de 500,... gustenos o no es el pais que mas se acerca a las metas del Milenio.

Premio Nobel para el lado psicológico de la economía

Un viejo y pretencioso chiste entre los economistas pregunta: ¿Por qué sólo existe premio Nobel de economía?  ¿Por qué no hay este galardón ...