Sunday, December 5, 2010

Tropa de elite

Hace algunos años atrás salió una película brasileña que tenía un sugerente título: Tropa de elite; en la cinta, fuerzas especiales de la Policía del estado de Río de Janeiro le sentaban la mano a los narcotraficantes y delincuentes sin medida ni clemencia, repartían tiros y sopapos frente de una audiencia carioca que aplaudía frenéticamente las acciones represivas. En los cines del vecino país, a cada incursión de la Policía, se escuchaban vítores entusiastas. Pocas veces asistí a un filme donde existía participación de la gente, daba la impresión de que la platea quería entrarse a la pantalla gigante para impulsar al capitán Nacimiento, uno de los héroes del filme Tropa de elite. Woody Allen, en su película La Rosa Púrpura del Cairo ya había jugado con este sueño, un espectador que se levantaba de su butaca e ingresaba a la cinta y comenzaba a interactuar con los actores y se hacía parte de la trama. Pues bien, en la guerra iniciada en Río de Janeiro, en las favelas del Complejo del Alemán, fueron más allá de la ficción, porque permitieron que millones de personas, a través de la magia de la televisión, en algunos casos, y en otros al vivo y en directo, vivieran intensamente la reconquista de territorios urbanos tomados por los bandidos. En este caso, la película, Tropa de elite, se salió de la pantalla, y puso a correr a escuadrones de narcotraficantes con un apoyo y participación masiva de los cariocas. En efecto, una encuesta reciente revela que el 88% de los ciudadanos de la Ciudad maravillosa apoyó las acciones conjuntas de militares y policías. Pero, ¿qué conexión existe entre esta guerra urbana y las relaciones bilaterales Bolivia – Brasil? Primero, se ve con claridad que el Estado brasileño ha decidido atacar con fuerza al complejo problema del narcotráfico. Debe cambiar la imagen de sus ciudades rumbo al mundial de fútbol. Segundo, el tráfico de estupefacientes en las ciudades grandes de Brasil es sólo uno de los eslabones del negocio; el consumo de drogas está conectado con la producción de éstas, en otras partes del continente sudamericano y, por supuesto, con la producción de cocaína en Bolivia. Tercero, no es difícil imaginarse que si hay consistencia y coherencia, en la estrategia brasileña en la lucha contra el narcotráfico, ésta se traducirá en acciones de política exterior respecto a este tema. Cuarto, el asunto del narcotráfico, que en el pasado tuvo un peso menor en la relación bilateral, con el nuevo gobierno de la Presidenta Dilma entrará a la agenda entre Bolivia y Brasil, con mayor dinamismo. Quinto, Brasil es el principal mercado para nuestro gas natural con el que además compartimos una frontera gigantesca.Sexto, por lo tanto, nuestra Cancillería debe estar preparada para un giro de forma y contenido en la relación bilateral, con la potencia emergente que es el vecino. Las acciones de la Tropa de elite tendrán repercusiones por estos lados.

5 comments:

Marcos loayza said...

bien che gonzalo!

Anonymous said...

Es de esperar que la limpieza en las favelas dominadas por el narcotrafico continuen, porque Rio tiene que mostrar su mejor rostro, su mejor fachada para los turistas, se viene las olimpiadas y el mundial, pero es un pais muy grande,
la entreda de la BOPE fue de pelicula, en nuestro pais tenemos algo similar a los de la tropa de elite, estan los ponchos rojos, Paulovich describe muy bien el significado de la una guerra, que se gane una batalla no significa que se haya ganado la guerra, una fumigacion masiva aerea en el chapare,ideal.

Con participacion de los marines, acompanado por un desfile de tropas colombianas en Venezuela, tal vez llegaria un Rambo Stallone al Chapare, espero que no se les ocurra al ejercito chileno entrar al Salar con tanquetas, con eso del uranio, ni hablar.

Napoleon con su artilleria ya hubiera barrido con el narcotrafico, Fortun casi lo logra, por poquito , por un pelo, monsenor lo intento, Solari hablo, se agitaron panuelitos blancos, y el Evito metio gol de camarin , pucha que los tambores de guerra cada suenan cada vez mas fuerte, chavito grito un Vietnam, dos Vietnam, tres Vietnam, le van a dar cuatro pero por el asterisco, el chavito ni bien piso suelo colombiano casi se orina hay mismo.

Mirabal said...

No se matan zancudos con martillos. No funciona. No funcionó en Vietnam, ni en Afganistan. Tampoco en Ciudad Juarez, ni Rio. Habrán metido tanquetas y 800 efectivos, pero apenas agarraron a 30 tipejos y 1 supuesto jefe narco. Se estimaban narcos como un par de miles en esas favelas. Los más tipos se escabulleron ayudados por los favelanos. Ni muerto el perro se acaba la rabia, porque están mordidos otros más. Sin resolver la pobreza sistémica, la rabia continua. Y ya ha atravezado fronteras y se ha instalado en el Chapare.
Mientras erradican plantitas, e interdictan envios, las hectáreas crecen, la sagrada se expande, y el poder farma se metastiza. Alguna duda?

Anonymous said...

Como novato, siempre estoy buscando en línea para los artículos que me puede ayudar. Gracias Wow! ¡Gracias! Siempre quise escribir en mi sitio algo así. ¿Puedo tomar parte de tu post en mi blog?

Anonymous said...

Si no se detiene el fuerte crecimiento del narcotrafico en el país muy pronto nos encontraremos con algo similar de lo que ocurre en Rio. Esa caotica ciudad que se encuentra al lado de La Paz se está conviertiendo en una "favela" que en algun momento va necesitar de una limpieza como la que se vio en el complexo do Alemão.

TIPNIS y DESARROLLO

TIPNIS y DESARROLLO