Tuesday, June 5, 2012

Pesimismo económico vs. esperanza tecnológica


El mundo desarrollado vive una profunda crisis económica, desempleo, pobreza, concentración de la riqueza, contaminación del medio ambiente, quiebra de bancos y empresas. Los países en vías de desarrollo, como Bolivia, sufren de pobreza extrema, exclusión social, degradación de suelos, baja productividad, contaminación y destrucción de la biodiversidad, extrema dependencia de recursos naturales. Cuando uno aborda todos estos temas, desde una perspectiva económica, nos encontramos en un callejón sin salida. A futuro prevalece una visión pesimista: el mundo camina a su autodestrucción, se ratifica una vieja definición de economía que sostiene que lo único que resta a las sociedades es la administración de la escasez. El petróleo, los alimentos y muchos de los recursos naturales están llegando a su fin inevitablemente. La Ley de Malthus, que sostiene que la población crece más rápido que la producción de alimentos, inevitablemente se cumplirá. Esta definición tradicional de economía se basa en dos premisas: 1) Los recursos totales de la economía son escasos y 2) toda sociedad tiene una frontera de posibilidades de producción, por los tanto tiene usos alternativos (por ejemplo, el factor agua puede emplearse para producir energía eléctrica o para regar tierras de cultivo).

Abundance (Peter Diamandis y Steven Kotler) es un libro que rompe con este paradigma y sostiene que desde la óptica de la tecnología pocos recursos en la sociedad son escasos, en realidad son momentáneamente inaccesibles. Los cambios tecnológicos hacen que los recursos de la economía se amplíen y/o se hagan accesibles. Por lo tanto, la tecnología convierte la escasez en abundancia. Los autores del libro cuentan que, durante el imperio Romano, el aluminio era escaso y raro, era más valioso que el oro. Este metal sólo se encontraba en la baixita y extraerlo era muy caro y complicado. Con la electrolisis, una innovación tecnológica de amplia difusión en el siglo XIX, el escaso aluminio del pasado se convirtió en un material abundante y barato.

El libro de Diamandis y Kotler se  basa en cuatro ideas. La primera sostiene que los cambios tecnológicos en la informática, las energías renovables, la medicina, las telecomunicaciones, la biotecnología  y una serie de otras áreas están mejorando a un ritmo exponencial. Los avances son significativos. La segunda es que la revolución tecnológica ha revalorizado al individuo. Centenas de innovadores (do-it-yourself innovators) están creando nuevos servicios y productos sin depender del Estado y/o las empresas transnacionales. Con escasos recursos y poca mano de obra se logran avances en ingeniería, medicina y la biología sintética. La tercera es que la tecnología ha creado una generación de tecno-filántropos (como Bill Gates y otros), que están invirtiendo miles de millones en la solución de problemas como el hambre y muchas enfermedades. Los recursos para investigaciones creativas vienen también de fuentes privadas. Y finalmente, está la idea de que, gracias a la tecnología, la base de la pirámide social mejora su situación y se convierte en un impulsor de más innovaciones tecnológicas. Un ejemplo que toca a Bolivia sería la explosión de la tecnología financiera del micro crédito.

Otros ejemplos de innovación tecnológica mencionados por el libro son: la desalinización del agua de mar que resolvería la escasez de este líquido elemento. La energía generada por hidrógeno que avanzaría en la democratización de la electricidad y rompería los grandes monopolios privados o públicos. En la misma dirección iría la reducción de costos de los paneles solares.

También están los robots cirujanos que pueden realizar procedimientos simples y urgentes en los países en desarrollo, donde los médicos son escasos o hacen huelgas. Asimismo, el libro Abundance menciona las "granjas verticales" para las grandes ciudades.

El otro ejemplo es el laboratorio-en-un-chip, un dispositivo que puede estar en un teléfono celular, que puede tomar muestras  de sangre o saliva y realizar pruebas de diagnóstico en unos pocos minutos y enviarlo a un laboratorio vía una llamada telefónica. En países pobres, como Bolivia, podría ofrecer un diagnóstico a millones de personas que carecen de acceso a los laboratorios costosos y salvar muchas vidas. Varios centros de investigación están experimentando con las impresoras 3D que pueden producir de todo, desde un violín a los vasos sanguíneos. O sensores digitales (que pueden estar en la muñeca) para mantener una vigilancia constante en los órganos vitales de una persona. En caso de que se encienda algún foco en el teléfono inteligente le dirá a la persona cuándo necesitaría ver a su medico. Un dispositivo como este hubiera salvado la vida del entrañable amigo Guido Riveros, que se fue demasiado rápido y dejó unas “saudades” enormes.

Para los autores, el futuro es de abundancia, lo que no significa lujo, sino más bien una vida posible y digna. Recomiendo este fascinante libro polémico, pero que llena de esperanza, a pesar de que el mundo parece caminar rumbo a la sombra, al pesimismo económico.

5 comments:

Anonymous said...

Bueno en economia se pueden dar recetas no?, no se quien soy exactamente para dar recetas, pero me voy a animar a dar una que otra receta economica para Europa:

1) Rescate a los bancos de España a traves del BCE, el BCE tendria que capitalizar los bancos en problemas de España por unos 200 mil - 300 mil millones de euros a todos los bancos en problemas.

2) Nacionalizacion de los bancos por medio del BCE, por cierto una medida medio rara.

3) Compra de acciones por parte del BCE a precio de mercado por parte de los bancos en problemas.

4) El BCE capitalizara los bancos a cambio de acciones preferentes. En ningun momento el BCE se hará cargo de la administración de los bancos.

5) Ni bien salgan a flote los bancos, se privatizaran todos los bancos en problemas o que hayan pasado por una crisis.

6) El BCE comprara deuda española e italiana en los mercados primarios y secundarios, y nunca permitira que los diferenciales sean mayores o excedan el 3%.

7) El BCE reducira de manera sistematica y continua a 0.3% la tasa de interes.

8) El BCE continuara con sus politicas de barra libre.


9) El BCE podrá vender a futuro las acciones preferentes de los bancos que estaban en problemas o continuaran en problemas a precio de mercado.

Si es que tuviera razon, o las posibles soluciones que doy o que tanteo fueran unicas o las unicas soluciones, es para preocuparse, pero puedo estar ligeramente equivocado, por si acaso lo escribo, tal vez alguien me lee, aunque es muy pretensioso decir que son unicas soluciones.

Claro que estas posibles soluciones desde luego que rompen la ortodoxia economica clasica, tal vez por esa misma razon no se logren ejecutar del todo.

Anonymous said...

Me gustaria leer el libro para ver la posición de los autores respecto a la situación de la ENERGIA en la tierra. Cómo enfrentar el problema de energia en el planeta? Crece la demanda de energia .... y la oferta? Podrá la tecnología ayudar a aumentar la oferta? Podremos las sociedades disminuir la demanda de energia?
Cuál el papel de la tecnología en todo esto?

eMergético

Anonymous said...

Parece una utopia; pero así es; hay muchos casos que habría que estudiarlos. Una respuesta que quisiera tener es a la pregunta de si la tecnología podrá contra la pobreza.

Como siempre, todo parte de la creatividad de los que inventan, investigan, trabajan, ... Lo que nos falta a los bolivianos. Veamos en lo general lo que en otros países hacen: inventan celulares, paneles solares, televisión digital, robots para muchas cosas, pinturas luminiscentes, ... En fin, se inventan productos y, para considerarlo, inventan cómo hacer mejor las cosas y, principalmente, siempre inventan formas para mejorar sus productos. Gracias a estos inventos, crecen y se desarrollan. Y llegan a formarse grandes compañias y grandes estados. Veamos en el país con la producción de zapatos. Siempre veo cada año los mismos modelos, los mismos materiales, colores, etc. La fabrica cochabambina que conocemos produce por temporadas anuales modelos 2011, 2012, modelos escolares y algo más. Pero todo es lo mismo. Si vemos la producción de zapatos asiáticos y hasta peruanos, brasileros y argentinos, cada año llegan modelos diferentes, que si quieres volver a tenerlos al siguiente año, ya no los encontrarás nunca más. Y empleando siempre nuevos materiales, como cuero sintético, lonas especiales, plantillas deportivas, con luces en los tacos, amortiguación especial, etc, etc,.

Y esto no es culpa del sistema de gobierno. Es nuestra. En general, no somos creativos; así de simple; y los pocos que lo son y emprenden, pronto llegan a triunfar.

Deberíamos formar parte de esa utopía, la que quiere ganar a la escases para satisfacer a la gran población creciente. Metámonos en esa carrera de encontrar tecnologías nuestras para solucionar problemas del mundo.

Arriba Bolivia carajo, con o sin Evo, con o sin mar, con o sin la OEA.

Anonymous said...

¡Arriba Bolivia Carajo!
Con Evo o sin Evo.
con mar o sin mar.
Sin o sin la OEA.

Anonymous said...

Ya existen algunas tecnologías nuestras (made in Bolivia!) para ayudar con algunos grandes problemas del mundo ;)

La cuestión es que podemos pedir a cambio de esta tecnología?

eMergético

TIPNIS y DESARROLLO

TIPNIS y DESARROLLO