Saturday, September 27, 2008

La nacionalidad de dios

Pocos países en este basto mundo pueden atribuirse la nacionalidad del creador. Los vecinos que miran al Atlántico están absolutamente convencidos que dios es brasileño. Esta percepción probablemente se origina en el hecho que Brasil es el país con las más grande populación católica del planeta o que es una región bendecida con muchos recursos naturales, cabe recordar que hace muy poco tiempo atrás descubrieron inmensas cantidades de petróleo cerca de sus costas. Cualquiera que sea la razón, válida o exagerada, no cabe que duda que la intervención de Brasil, en las reuniones de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), tuvo algo de celestial y evito una confrontación entre bolivianos (as) de proporciones catastróficas, por lo menos por el momento. En concreto, la declaración de Santiago de Chile fue pragmática y efectiva, en lo formal dio un fuerte respaldo al gobierno constitucional del Presidente Morales pero al mismo, entre líneas, empujó un proceso de negociación entre partes.
Pero más allá de las explicaciones divinas, cual es el análisis geopolítico – estratégico que se puede hacer de la decisiones de Unasur fuertemente influenciadas por el Presidente Lula ?

En primer lugar, esta novel instancia organizacional regional fue muy efectiva, hizo sonrojar a la lenta y burocrática Organización de Estados Americanos (OEA).
Segundo, la declaración de Unasur mostró que cuando Brasil decide ejercer su poder regional, liderazgo constructivo dirían los pingüinos diplomáticos, puede ser muy persuasivo y efectivo. Tercero, las instancias internacionales como Unasur pueden ser efectivas para frenar los radicalismos discursivos del Presidente Chavez.
Cuarto, el fortalecimiento de instancias políticas regionales puede ser un mecanismo para evitar que reviva una segunda guerra fría. Rusía, con un menor poder político y militar que en el pasado de gloria de la Unión Soviética, ha vuelto a América Latina de la mano del Presidente Chavez. Quinto y último, la declaración de Unasur también mostró un lado oscuro, se ve cierto paternalismo con Bolivia y algunas atisbos de intervencionismo, no es bueno que Unasur, que puede tener muchas virtudes, quiera convertirse en el Olimpo. No se llama a reuniones con tanta urgencia para tratar las guerras civiles de baja intensidad que se desarrollan en las favelas de Rio de Janeiro, por ejemplo.

3 comments:

Anonymous said...

ya pues jeton deja de sacar la lengua y admite que si eras del oficialismo

Anonymous said...

oye masista anonimo si gonzalo era o no del oficialismo no viene al caso. En este blog se discuten temas con altura tratando de aportar con ideas y con critica constructiva hacia los miembros de tu partido que estan destruyendo este pais y no tienen ni siquiera la capacidad de darse cuenta.....o tampoco te das cuenta de eso?
gonzalo urdininea

Guardian de la luz said...

Dios no tiene nacionalidad, no es una imagen, no es un simbolo,no tiene una personalidad definida, es omnipotente, es omnipresente, es un concepto universal que nunca entenderemos en su totalidad, al menos no en este mundo, es tan universal que va a lo sobrenatural, Dios es amor, en cualquier lugar que haya amor estara Dios, Dios esta en nosotros mismos, porque nosotros mismos damos amor o podemos dar amor, en los milagros esta Dios, tal vez podemos decir que la nacionalidad de Dios esta en el amor, y es que el amor es un concepto universal, si un boliviano puede dar amor podriamos decir que tal vez Dios es boliviano, si un americano o un brasileño puedan y dan amor podemos decir quizas que Dios es americano o brasileño.

Creando un océano azul para la política

En el ámbito empresarial una compañía navega en un océano azul cuando ha sido capaz de elaborar una estrategia diferenciadora que le permite...