Friday, October 24, 2008

Ya esta escrito, por lo tanto, ya esta hecho

Todo indica que a partir de enero tendremos una nueva Constitución Política del Estado. Este puede ser un avance significativo en la construcción de un futuro para Bolivia. En el mundo de las actividades económicas, grandes y chicas, tener largo plazo es muy importante. Ningún negocio ni proyecto público sobrevive con jesus de la incertidumbre en la boca. El proyecto de Constitución fue resultado de un pacto político. ¿Podrá convertirse esta nueva Carta Magna en un pacto social? Esto sólo se lo verá con el pasar del tiempo y en la medida en que la mayoría de la sociedad boliviana se sienta reflejada, en derechos y obligaciones, en el referido documento. Otra pregunta central es: ¿Cuáles serán los efectos, de la nueva Constitución, en las políticas públicas y en el desempeño de la economía?

Nuestros políticos han presentado el proyecto de Constitución como elixir de felicidad económica y social. Oyendo los discursos en la Plaza Murillo se podía concluir de que la sacrificada gente, que vino a apoyar este proceso, automáticamente tendría empleo, bienestar, salud, educación y menos pobreza. De las arengas triunfalistas y barrocas daba la impresión de que los campesinos al volver a sus tierras, encontrarían campos productivos con sistemas de riego, viviendas con baños y cocinas de azulejos, escuelas con Internet, y postas sanitarias equipadas. Se produciría una especie de reality show masivo, esos programas de televisión que hacen que una familia viaje por un par de días y cuando regresan le han reformado la casa completamente, como en un acto de magia. El día del Woodstock del MAS, muchos de los compañeros(as) oficialistas, feroces adherentes de las criticas de Marx al fetichismo de la mercancía, se adscribieron al ritual del fetichismo de la Constitución al ritmo de las zampoñas y las canciones de protesta. Los cuatrocientos once artículos adquirieron poderes sobrenaturales y curativos, pachamámicos, tendríamos que decir, para ser políticamente correctos. Estos adquirieron la virtud de transformar .instantáneamente la vida de todos que crean en el nuevo fetiche. De manera ingenua, sino demagógica, se piensa que el cambio en la superestructura política puede construir una sociedad igualitaria, un aparato productivo competitivo y un Estado tanto eficiente como justo. Ya esta escrito, por lo tanto, ya esta hecho. Es una adaptación revolucionaria del cogito, ergo sum, (“pienso, luego existo”)

La verdad de los hechos es que las miles de personas que vinieron a apoyar la nueva Carta Magna, volvieron tan pobres como llegaron y ciertamente hoy están trabajando con el arado egipcio y sus casas siguen siendo de adobe y las escuelas de sus hijos se caen a pedazos, pero sin duda tienen la ilusión del cambio. Abrigan la esperanza que ahora si su vida mejorará. Se ha creado una hiperinflación de expectativas sociales y económicas que debe ser a tendidas.

7 comments:

Anonymous said...

Al fin se acabo el circo. Pero la pregunta del millon (al menos en el ambito economico) es que hara el gobierno para dar pan, espcialmente en estos dias cuando este esta desapareciendo incluso en los paises mas ricos e industrializados?

Se acabo el circo, pero la oclocracia necesita pan de todas maneras. Chavez e Iran estan en sus propios lios economicos y hace anhos que el chapulin colorado se ha jubilado.

Veremos que tal revolucionaria es la imaginacion del MAS, pero ya empezaron arrodillandose donde el FMI...vaya que las cosas cambiaron.

Fuzzy said...

Buen post, interesante planteamiento. Este pre-aprobado poryecto de constitución no es ni será la solución, no hay que ser un genio para darse cuenta de ello. La solución tampoco es misterio: incentivo a la producción, crecimiento del universo contribuyente, crecimiento de inversión pública...
En otras palabras menos política y más gestión.

Un abrazo,

vlad_77 said...

Al parecer estamos haciendo una religion de la constitucion, una fe ciega creendo que solucionara todo, y creo que el circo aun no termino, pienso que continuara, con el aditamento de la crisis economica, las acusaciones iran por ambos lados culpandose de la crisis que ya llega, creo que como poblacion podremos sobrellevar la crisis, siempre lo hemos echo, mientras podamos culpar a alguien de ella. Apuesto que la oposcicion culpara al gobierno y el gobierno culpara al sistema capitalista, eso nos distraera de las causas y consecuencias que viviremos.
Al final un pais es el reflejo de lo que su gente es, un pais es lo que su gente hace de el, cambio cambio esta en las personas, en el cambio de mentalidad y forma de ver la vida.

Sergrito said...

Estoy de acuerdo, las leyes no cambian nada, y menos si no se cumplen. La crisis internacional se va a sentir en Bolivia, si es que no se la siente ya en el tema minero. Quizá lo interesante es comenzar a hacer apuestas sobre qué impacto va a tener esto en las elecciones del 2009, son buenas o malas noticias para el MAS (asumiendo ingenueamente que no controlan el padrón electoral).
Sergio

felix said...

doctor chavez

estoy realizando un trabajo sobre la incidencia del tipo de cambio sobre el sector industrial en la exportaciones como en las importaciones, asi que le agradeceria mucho el poder conocer sus comentarios sobre ello, anticipadamente muchas gracias

pdt:la constitucion en mi opinion son un conjunto de buenas intenciones, ahora hay que buscar a las personas capaces

Anonymous said...

FElix te recomiendo leer esl siguiente texto pata tu trabajo

http://ksghome.harvard.edu/~drodrik/RER%20and%20growth.pdf

Saludos

Gonzalo Chavez

Flaco Revolucionario said...

Así es, ya hecho está, la magia revolucionaria lo logró, primero dio cátedra de economía, luego controló la inflación con un pase también mágico, ahora ya tiene su constitución consensuada de a buenas (que si no era de a malas) y esta seguramente será aprobada por la gran mayoría del electorado. Posteriormente, en otro truco nunca antes visto, el electorado (así como la minoría neoliberal, terrateniente, croata, separatista, opuesta a este "proceso de cambio", vendepatria y demás adjetivos que podamos revolucionariamente añadir) aprenderá a comerse la constitución. Lo bueno es que son más de 400 artículos, que divididos entre las 36 naciones originarias alcanzarán para que cada una coma más de 11, mientras de pie aplaudamos las maravillas del "cambio" y ojo que el "cambio" durará por lo menos hasta el 2014...

TIPNIS y DESARROLLO

TIPNIS y DESARROLLO