Friday, February 27, 2009

El arte de besar sapos

Keynes creía que cuando la economía se encuentra en el sótano, se debe estimular la demanda agregada, es decir, impulsar políticas anti cíclicas, Hasta aquí suena sencillo y fácil de hacer. Pero si bien la receta es conocida, el problema está en el mix de instrumentos que se utilizan para implementar los estímulos fiscales.

En un sentido amplio, si alguien se sube a un helicóptero, que puede ser venezolano o no, y desde el aire comienza a lanzar dinero o cheques a la gente, podría ser calificado de keynesiano, inclusive algunos le dirán revolucionario. Si otro gobernante decide bajar los impuestos a las empresas y las personas también se podría decir que arrastra un ala por Lord Keynes. Asimismo, si el administrador público impulsa la construcción de escuelas, hospitales, carreteras y otra infraestructura, del mismo modo podría estar en la comparsa carnavalera de los keynesianos de gran corazón. Si se comienza a gastar recursos aumentando salarios a diestra y siniestra, o crea bonos para los jóvenes, las viudas y los que sufren por amor también se pondría ponerse la camiseta del economista inglés. Si el Banco Central bajas sus tasas de interés de manera radical, igualmente podríamos identificarlas como políticas keynesianas. Al final, si frente a esta crisis Usted sigue gastando en chairos y chelas, y no se priva de ninguno de sus gustitos financiado con sus ahorros, de la misma manera es un keynesiano. Por lo tanto, ante esta avalancha de posibilidades de estímulos fiscales y acciones keynesianas, un simple mortal se preguntará: ¿cuál es el conjunto de políticas más efectivas? ¿qué camino se debe seguir? un keynesiano electoral usando el helicóptero, uno más popular en base a transferencias para los más pobres, u otro keynesianismo de perfil elitista que beneficie a bancos y empresas; pues el secreto de las políticas de estímulos de la demanda agregada está en combinación adecuada de los instrumentos y en las dosis a ser usadas. Es decir, es aquí es donde vive el peligro.

En la práctica, cuando se comienza a manipular o administrar las políticas que afectan la demanda agregada, se comprende mejor aquella frase que dice: se deben besar muchos sapos antes de encontrar al príncipe de la reactivación económica. Por supuesto, en el camino uno lamerá batracios feos y melosos, que pueden llevar a la economía no al paraíso de crecimiento sino al infierno de la inflación. Así que no se trata de salir atrás de los rococos impulsado por una fiebre electoral y populista. Besar sapos es todo un arte y requiere de serenidad y mucha responsabilidad de parte de los encargados de las políticas públicas.

5 comments:

santiago said...

Muy buen articulo.

chasqui said...

tal gasto debe apostar a un aumento a la productividad a largo plazo, preferiblemente deberia ser en tipo de emprendimientos sin renta immediata para el sector privado como educacion basica, infraestructura, y salud. Si fueramos un pais mas desarrollado, podriamos darnos aventuras en energia verde o incluso una guerra keynesiana.

Lo que no explica Gonzalo es si la corrupcion es keynesiana.

Anonymous said...

Como siempre señor Gonzalo Chavez, un exelente articulo, gracias por hacer que los economistas frustrados (por ser malos con los numeros) sigamos interesandonos y entiendo (con chubis) lo que pasa con la economia de nuestro pais.

Respondiendo al comentario del señor Chasqui, definitivamente si seguimos una politica keynesiana de grandes trabajos para afrontar a esta crisis, definitivamente debemos empezar (carrera) a crear proyectos de energia limpia y eficiente, y le explico porque. Después de lo que pase en Diciembre en Copenhague (Post-Kyoto), los Estados desarrollados (con la "green attitude" de la administracion Obama), por un lado, deberan incrementar el financiamiento de proyectos para la mitigacion y la adaptacion de las regiones mas vulnerables al cambio climatico (pienso que el hecho de que La Paz y El Alto se vean amenazadas por el abastecimiento de agua debido al retroceso de nuestros glaciares andinos, nos hace mas que vulnerables), por otro lado representamos un Estado atractivo para la implementacion de proyectos de mecanismo de desarrollo limpio en el marco del mercado de carbono. Seguramente los pobres osos polares y los Inuit me odiaran después de esto, pero el cambio climatico es una gran oportunidad para paises como el nuestro en estos tiempos de crisis.

Finalmente, comparto su punto de vista. Pienso que el señor Chavez nos debe un articulo en el que explique si la corrupcion es keynesiana, o sera que con antifaz, sin antifaz vivan ... Petrobras, Repsol YPF y las demás “socias pero no patronas ”?

Kollita Verde

Anonymous said...

La corrupción reduce el multiplicador keynesiano, no aumenta la demanda agregada , o aumnenta muy poco, gran parte de la marmaja va ha parar al corrupto , dicho corrupto hace estudiar a sus hijos en el exterior o pone cuentas en Suiza, islas Caìman, el money se sale del paìs, el corrupto consume productos importados, ademas que no genera empleo porque casi toda la plata se queda con el.

A proposito dice que dice un amigo de un amigo que la CIA paga un dolar por denunciar cualquier acto de corrupción, tres dolares si se trata de un viceministro, cinco dolares de un ministro y diez dolares si se trata del presidente, también diez dolares quién encuentre la relación entre el presidente y las hermanitas Terán, cien dolares si se trata de narcos o gangas, y mil dolares si se trata de terrorismo, desde cuando denunciar actos de corrupción y desenmascarar a los corruptos es traición a la patria señor presidente?, es broma.

sendero said...

santiago leiste el articulo ?

No es un problema diferencias ideológicas, sino de coeficiente intelectual

Con frecuencia y con mucha razón la gente me dice que debemos pasar de la problemática a la solucionática. Del diagnóstico o de la  crítica ...