Tuesday, October 4, 2011

El Estado K'ollo

La brutal represión contra la marcha pacífica de los indígenas de tierras bajas marca un punto de inflexión en la política. No es el único, pero sin duda es más fuerte y con alto contenido simbólico. En estos días de dolor, de indignación, quiero concentrarme en el punto de quiebre que se ha producido en el sistema de gobernabilidad vigente desde el año 2006, con la elección del presidente Morales.

A mediados de los años 80, con la recuperación de la democracia, los partidos políticos eran los instrumentos de mediación entre los intereses de la sociedad y el Estado. Estos, durante más de 20 años, a través de diferentes pactos políticos, consiguieron ciertos grados de gobernabilidad lo que permitió equilibrios políticos y la implementación de un modelo de desarrollo económico fuertemente concentrado en la acción del mercado y el sector privado. Eran los tiempos de la democracia pactada. El desmoronamiento de este sistema comenzó cuando los partidos políticos tradicionales se alejaron de la sociedad y convirtieron al Estado en un espacio de arreglos espurios y clientelares que sólo reflejaban intereses de ciertas élites políticas y económicas.

La ruptura entre la sociedad y los partidos políticos llevó a una crisis grave de gobernabilidad que posteriormente se convirtió en una crisis estatal. Las luchas intestinas entre caudillos, un modelo económico que no atendía las necesidades de la gente y un descrédito profundo de la clase política produjo la desaparición de este sistema.

Con esperanza, a partir del 2006, la sociedad boliviana votó masivamente por una alternativa política que prometía un nuevo sistema de gobernabilidad. Los intereses de la sociedad se reaglutinaron en grupos corporativos, los movimientos sociales. La voz política se legitimaba a través de sindicatos, comités regionales, agremiaciones, juntas vecinales, entre otros. La mediación entre sociedad y Estado pasaba por estos grupos.

El poder político del MAS se sustentaba en un pacto entre diferentes corporaciones, conocido como el Pacto de Unidad, que en un principio tenía su referencia aglutinadora en los grandes temas nacionales como: la nacionalización del sector de hidrocarburos o la elaboración de una nueva Constitución Política del Estado. Entendida esta última como un gran pacto social entre estos movimientos sociales. Era la oportunidad para la construcción de un nuevo bloque histórico que desmontaría el neocolonialismo y neoliberalismo. La Constitución era el plano arquitectónico que debería ser la guía para la construcción del nuevo Estado.

Elaborada la nueva Constitución y atendidas varias de las reivindicaciones en la letra muerta de la Carta Magna. Poco a poco los movimientos sociales colocaron en un segundo plano el horizonte de los intereses nacionales y comenzaron a buscar la materialización del pedacito del paraíso ofrecido por el proceso de cambio. Pasó el momento de la retórica y la poesía jurídica, comenzó el juego bilateral, entre corporaciones y Estado. La lucha por las rentas se puso más dura en un contexto de hiperinflación de expectativas. Se inicia la disputa por los pedazos de la felicidad económica instantánea que el Gobierno había prometido. No se puede atender a todos y el oficialismo está frente a la difícil tarea de priorizar las demandas de los movimientos sociales. ¿Quienes serán los elegidos? ¿Qué criterios utilizar para escogerlos? ¿Lealtad, capacidad de cuestionamiento al poder, capacidad de presión?

En el fondo, el tema del Tipnis es uno de los primeros choques entre dos movimientos sociales que tienen visiones y prácticas muy diferentes del desarrollo económico y manejo del ecosistema por ejemplo. Por una parte, los colonizadores y cocaleros apuestan a las carreteras para integrarse a un mundo cada vez más capitalista y globalizado. Por otra parte, las organizaciones de las tierras bajas optan por un desarrollo conservacionista del medio ambiente, buscando proteger sus tradiciones e intereses económicos. Frente a esta disputa, el Gobierno optó por los colonos y cocaleros, una especie de guardia Pretoriana del proceso de cambio, pero al hacerlo clavó un filoso puñal en el corazón del sistema de gobernabilidad político basada en los movimientos sociales. El conflicto del Tipnis podría ser el inicio de la erosión de las bases de la gobernabilidad. A partir de la intervención de la marcha nada será igual.

Todo indica que la conflictividad en el país volverá a sus cursos del pasado. Los problemas de gobernabilidad podrían, muy rápidamente, convertirse en crisis estatal. Y según los últimos datos sobre la caída de los precios de las materias primas, la economía ya no ayudaría a atenuar la crisis política como en el pasado inmediato. El peligro es volver al Estado K’ollo, un Estado que no avanza ni da vida a una nueva sociedad.

7 comments:

Anonymous said...

Voy a comentar muy en especial y especificamente al ultimo parrafo, la caida continua y sistematica de los precios de los minerales se debe principalmente a los problemas financieros en Eupora, a Grecia y a bancos europeos que tienen relativamente alta exposicion a deuda de Grecia, las posibles soluciones son varias:

1.- El BCE, los gobiernos europeos y el FMI salvarian salvando indefinidamente a Grecia, es decir reemplazando deuda antigua con deuda nueva, asisi una y otra vez, es decir si Grecia debe 110, entonces se le presta otros 110 pero de a poco, en plazos, en cada vencimiento, se compra mas tiempo, se alarga indefinidamente, es como comprar deuda, despues de dos tres años, cuando los bancos disminuyan ostensiblemente su deuda se podria realizar una quita de deuda bastante considerable de deuda, los riesgos y los efectos de la inflacion serian bajos o moderados, El BCE podria incremetar la oferta monetaria, comprar deuda, monetizacion de la deuda naturalmente estas medidas ocasionarian y traerian una devaluacion devaluacion significatiiva del euro.
2.- La opcion dos es mas dura, colapso de Grecia, recapitalicion a los bancos o nacionalizacion como lo es el caso del banco Citi, mediadas similares de USA por los respectivos gobiernos de Europa. Creo que a Grecia no se le puede exigir mas, basta con lo que se le a exigido, creo yo que hay que hacerse la vista gorda.

Anonymous said...

El descontento de la poblacion va en aumento... desde el 2006 viviamos en una nube de esperanzas y sueños... vuelve la cruda realidad... gobierno ineficinte crea empresas burocraticas que trabajan a deficit... y van a volver a privatizarlas para matar de nuevo a esos elefantes blancos... donde quedo la 'industrializacion' del gas... que del mutun?.. solo economia extractiva que durante años venimos repetiendo que no es el camino.. y de nuevo vamos a volver a hablar del valor agredago del conocimiento.. y en fin fallamos en la practica... la teoria creo que la tenemos bien comprendida... actores son los que se necesitan...
quizas un casting en hollywood soluciona el problema..? :)

Hugo said...

La base dura del Chapare ha sido y sigue siendo la razón del partido de gobierno. Eso era evidente de un principio pero la sociedad optó por enamorarse de los postulados egalitarios, cuasi revolucionarios, anti-imperialistas, de integridad moral que se abanicaban como nuevas banderas. La mayoría creyó a medias o totalmente pero se agarró a estas esperanzadoramente.

Bueno, la faneada trasera se dió, mas que a un sistema de gobernabilidad, a la espaldo de los cimientos de credibilidad galvanizados por principios democráticos, de justicia social y también de creación de riqueza igualitaria.

Se pulverizaron tales principios sin asco, aromatizándolos de cinismo y soberbia.

Realmente nunca hubo un nuevo sistema de nueva gobernabilidad. La ALP nunca funcionó sino como aparato obsecuente de decisiones ejecutivas. Los movimientos sociales nunca se fincaron en sistemas de Control Social, sino como arietes de neutralización de oponentes; ah! y para desfiles con los uniformados.

Y la justicia fue erosionada, condicionada y manipulada.

Cuál sistema alternativo de gobernabilidad?

Anonymous said...

¡Urgente!
Por favor lean el comentario de Don Ilya Fortun de hoy dia titulado "¿Y ustedes? en este mismo periodico. Muy interesante, esta relacionado con el tema que estan tratando. Muchas gracias Dr. Gonzalo Chavez por darnos la oportunidad de participar abiertamente en su Blog, muchas gracias.

Aquiles Castro
Berlin, Alemania

Democracia chuta said...

Yo creo igual que en Chile se debe de criminalizar la marcha y las distintas protestas sociales, segun el autor del blog dice que hubo una brutal represión contra la marcha pacífica, a mi modo de ver la represión no fue ni brutal ni vi angelitos marchando con su aereola, la gente que marcha, bloquea , y hace huelgas de hambre, impide el libre transito, impide el derecho a la salud, por ejemplo si una ambulancia esta pasando por una marcha, impide el derecho a la alimimentacion si se esta transportando alimentos, impide el derecho al trabajo si alguien tenia que llegar en hora a su trabajo, alguien puede ser despedido por llegar tarde, impide el derecho al estudio, por ejemplo si un estudiante tenia que llegar en hora a su colegio, eso nopuede ser llamado una verdadera democracia, o una true democracia, tienen derecho a la libre expresión y a la protesta pero pueden expresarse en los parques, en areas delimitadas, en calles programadas y autorizadas por la autoridad competente, pueden protestar todo el tiempo, las 24 horas del dia, los 365 dias del año pero en espacios validos, en areas especificas, en parques, por ejemplo en La Paz por ejemplo pueden protestar en la calle comercio, en la plaza Villarroel ya, si se quejan de campo, las protestas tienen que ser al estilo londinense, y asi tal vez nos olvidamos de la famosa hora boliviana, carcel al que proteste, marche ilegalmente, carcel al que atente en contra de su vida, carcel a todos los que hagan huelga de hambre, claro que hay momentos en que el pueblo tiene el maximo de su poder, y es cuando el pueblo decide , ese momento son las elecciones, eso si es una true democracia, es por eso que estamos en un estado aparente, por gente que piensa que esta bien protestar es que Bolivia no progresa, se requiere mano dura, no puede ser que unos pinches marchistas cambien leyes a punta de marchas, se debe y se tiene que fortalecer la institucionalidad y el orden publico, si no Bolivia sera conocida como la democracia chuta.

Anonymous said...

¡ Excelente comentario de Democracia Chuta !

Tambien tendria que haber carcel para los que andan haciendo explotar dinamita, eso es mil veces peor que tener un pistola o un fusil. Persona con dinamita, carcel. Persona que hace explotar dinamita, doble carcel. ¿Han visto la represion de ayer en Chile? Esas son brutales, la de los marchistas fue un pequeño juego de pistolitas de agua. Lo mas importante es que los Policias actuaron en defensa propia, iban a ser atacados con flechas, no con las flechas con palca, flechas con arco. Otra cosa importante, ¿Para que traen sus guaguas, abuelos? ¿Para que tengan lastima de ellos? Pues bien, ellos tienen la culpa por ser tan irresponsables de traer guaguas y ancianos. Mano dura para hacer respetar a las autoridades elegidas por la mayoria. Hay que ver las dos caras de la moneda para dar un comentario imparcial.

Aquiles Castro
Berlin, Alemania

Anonymous said...

Aquiles Castro = Gustavo = Opinador Honesto<-- este tipo es el mismo mediocre que se hace pasar por varias personas... lo estamos rastreando...

Aquiles Castro = Gustavo = Opinador Honesto<-- aunque paresca chiste... parece que trabaja en el gobierno.. vamos a publicar su informacion completa nombres apellidos CI.. para desenmascar a este disque ciudadano de a pie

No es un problema diferencias ideológicas, sino de coeficiente intelectual

Con frecuencia y con mucha razón la gente me dice que debemos pasar de la problemática a la solucionática. Del diagnóstico o de la  crítica ...