Monday, November 24, 2014

La variopinta fauna de opinadores y otras hierbas venenosas

A nombre del sindicato de opinadores económicos y en defensa de la libertad comparto mi artículo de hoy, día de los gatos

La variopinta fauna de opinadores y otras hierbas

Siempre he pensado que esta humilde columna dominical la leían mi mamá, a veces mi esposa, alguna alma distraída pero generosa y usted, amable lector, o sea cuatro gatos, aunque todos de angora. Pero, por los dardos que últimamente me lanzan desde el árbol del poder, sospecho que algunas autoridades y varios funcionarios del régimen también lo hacen.
La buena noticia es que no estoy sólo en el paredón, también acompañan los artículos y comentarios de otros analistas económicos. Con frecuencia, el oficialismo responde a las observaciones y críticas hechas por los opinadores. Inclusive, se ha creado una categoría para denominar a los escribidores de domingo,  como su seguro servidor  y otros economistas, cientistas sociales  o periodistas que tienen buena pluma, que piensan diferente y poseen la lengua calva.
A todos se los denomina, con un delicado dejo de desprecio,  con el genérico: opinadores, seguido de un conjunto de epítetos de diverso calibre
Indefectiblemente, aunque existe una variopinta fauna de opinadores sobre temas económicos -que responden a diversas escuelas del pensamiento económico- los dueños de poder los engloban en una sola categoría: neoliberales, que no es una denominación para describir aquellos que creen en las fuerzas del mercado, sino un insulto categórico, sin apelación.
Quiere decir que todo aquel que tenga una visión crítica y diferente del actual modelo económico recibe el sello de neoliberal. Poco importa que los análisis y las críticas provengan de marcos teóricos neokeynesianos, marxistas, institucionalistas o neoestructuralistas, como el que inspiran a esta columna.
Es imposible persuadir a los nuevos sacerdotes del proceso de cambio que pueden haber muchas formas de entender los desafíos del desarrollo económico.  Es muy difícil convencerlos   que ocio de chancho no es enchufe. Están presos en cárceles ideológicas.
La forma de invalidar las ideas de los opinadores es estándar. Se comienza con la descalificación que tiene diversos grados.  Cuando se sugiere que la economía tal vez no siga el curso trazado por gobernantes, nos lanzan piropos suaves como: pesimistas, aves de mal agüero, desinformados, simplones o conservadores.
A veces el humor sube de temperatura y los descalificativos se amplían a: vende patria, lacayo del imperio, vendido al capital, chupa sangres, adoradores de Adam Smith.  En esta forma de entender equivocadamente el debate, si alguien disiente sobre algún tema económico, no es porque legítimamente tenga una visión diferente, sino porque es un títere de las transnacionales. Un blasfemo de la palabra en el reino de la revolución.
Otro técnica común en estos tiempos es denunciar que las críticas y sugerencias de los opinadores de turno son políticas. Una especie de pescotis trasnochada. Desde el púlpito del poder se afirma: "sus opiniones no son neutras, responden a obscuros intereses políticos”.  La acción de presentar interpretaciones e ideas alternativas  no es derecho de ciudadano, sino hace parte de una conspiración subterránea. Vivimos una guerra económica constante.
Pero, se debe aclarar que todos los ciudadanos, opinadores o no, hacemos política todo el tiempo, cuando socializamos ideas, comentamos noticias u opinamos sobre diferentes asuntos. Acusarnos de hacer política es condenar un derecho constitucional. Inclusive puede que algunos analistas económicos hagan parte de algún partido, no es mi caso, pero eso también es un derecho ciudadano. El espíritu critico es fundamental para la democracia y el avance de ciencia económica.
Otra línea de argumentación sui generis para descalificar a los mal llamados opinadores   es confrontarlos con las opiniones de los otrora odiados organismos internacionales.
Cómo es posible que los opinadores de turno critiquen los logros del milagro económico boliviano, si hasta  las voces más autorizadas del imperio, el FMI y el Banco Mundial, se han inclinado frente a los logros macroeconómicos.
No es posible que los satanases locales no sigan lo que dicen sus maestros, se afirma desde el altar del poder.  Esta postura puede tener dos lecturas: primero, causa cierta ternura que la revolución en curso necesite y utilice legitimar sus acciones económicas con las opiniones de los enemigos de siempre. Buscan los besos y abrazos de las suegras malvadas. Segundo, si hay tanto reconocimiento por parte de los organismos internacionales, no será que el Gobierno sigue más de lo que reconoce los lineamientos de política económica del FMI, por eso la coincidencia de criterios.
Otra hipótesis de trabajo es que los muchachos del BM y el FMI actúan -como siempre lo hicieron- como bancos, que para prestar plata le dicen lo que el cliente quiere oír,  para así acomodar más créditos y seguir influyendo.
Desde una perspectiva más amplia y siguiendo a Antonio Gramsci, estamos frente a la construcción de la nueva hegemonía del bloque histórico en el poder, de la nueva dirección intelectual y mora de la sociedad, en la construcción de la nueva religión del Estado con fuertes pulsaciones autoritarias.
En este contexto, la ideología no se discute, los supuestos económicos se vuelven verdades absolutas.  Los sacerdotes y diáconos del poder deben evangelizar a fierro y fuego.
Y opinadores, economistas, analistas políticos y otras hierbas, o se convierten a la nueva religión o seguirán en la vitrina del oprobio.  Entre tanto, un país democrático necesita más debate de ideas y menos descalificativos.

6 comments:

Anonymous said...

No tengo nada que decir

Fausto said...

Aquello que impulsa a oficialistas a descalificar y criticar a los analistas y economistas, es lo que motiva a estos úlltimos a explicarse y defenderse de las críticas. Para que perder ese tiempo_

marcelo guardia said...

invito cordialmente a leer este artículo

http://estemarcegua.blogspot.com/2014/06/es-bueno-o-malo-el-maniqueismo.html

Anonymous said...

Yo cre que la libertad de expresión en Bolivia ya no hay desde hace tiempo, ya fue, la libertad de expresión ya murio.

Como dice Fausto para que perder el tiempo.

O como dice el primer anonimo no tengo nada que decir.

Noto que hay muchas restricciones para escribir en este blog.


Se percibe mucha ostilidad y mucha censura.

Tienen razon mejor me callo, nos ganaron los autoritarios.

Anonymous said...

Recordemos que el Faraon escucho la advertencia sobre las vacas flacas. Tambien que en la corte real medieval, el arlequin podia burlarse de las metidas de pata del jefe. El Vaticano, hasta recientemente, usaba al abogado del diablo para sanar a sus santos. Asi, por que no albergar la esperanza que este regimen pueda al menos escuchar el consejo de dismal scientists borrachos?



Los frutos del arbol neoliberal se estan acabando. Las inversiones de la era neoliberal ya estan corriendo su ciclo y las inversiones del proceso de cambio predeciblemente estan resultando ser deficentarias.


El exito mas grande de la era neoliberal fue la diversificacion de la economia Boliviana. Ahora, gracias al proceso de cambio somos mas dependientes que nunca en materias primas y sectores informales.



A corto y mediano plazo la cosa se pone color hormiga. Esperemos que el gobierno pueda ser un buen pastor ya que se hacerca la hora de empezar a escoger que oveja sagrada del programa de gobierno vas a sacrificar para poder comer.



Me gustaria saber la opinion de Gonzalo sobre si se mantiene la banda del tipo de cambio (~7 BOL/USD) a mediano plazo.




- Chasqui

Anonymous said...

Se fijo un precio de ochenta dolares el barril para el 2015, precio base para el PGE, presupuesto general del estado para el 2015, siendo que el precio del petroleo ya bajo a menos de 70 dolares, y se espera , se estima que baje mucho mas, en el blog de Mauricio Medinaceli se dice que diversos analistas estimaron el precio del barril en 80 dolares en promedio, en mi opinión los analistas que se mencionan pecan de optimismo, según mi pronostico es que el precio promedio del barril sera menor 70 dolares el barril en el mejor de los casos, pudiendo ser menor a 50 dolares el barril en el peor de los casos, los analistas y los opinadores no creo que le deseemos el mal al gobierno del Evo, ni que mucho menos que queramos que le vaya mal al pais, si fuera nuestra intención que le vaya mal, es muy, muy muy fácil callar, guardar silencio , ocultar la verdad es muy y recalco lo muy fácil de no decir las verdades, pero como dicen vulgarmente, LAS VERDADES DUELEN, y la gran verdad es que el precio del petroleo va cuesta abajo en la rodada, y todo y todo hace indicar que los precios altos del petroleo llegaron a su fin, y los precios bajos se mantendran por mucho tiempo, pueden ser 3 a 5 años de vacas flacas o quise de decir de precios bajos, estamos ante algo inedito en la historia, ante algo nunca antes visto, que hasta un ciego lo puede ver, la borrachera del socialismo y del gasto del preste de las elecciones no nos permiten ver que estamos ad portas a una gran CRISIS, la borrachera seguira durando hasta las elecciones municipales, al parecer estamos ante un quiebre estructural historico, al parecer USA se convirtio en productor del petroleo, y no falta poco para que EE.UU. sea el mayor productor de petroleo del mundo, the best of the world, esto tendrá grandes consecuencias de orden geopolitico, estamos muy cerca a un nuevo orden mundial energetico bajo la batuta del imperio norteamericano.
Al parecer a Arabia Saudi no le gusta que el país del norte se vuelva productor de petroleo y es mas exportador de petroleo, y al parecer hara una GUERRA DE PRECIOS, en mi analisis esto hara descender el precio del petroleo muchos mas diria a menos de 40 dolares el barril , precio promedio que durara mucho tiempo, en mi modo de ver por lo menos 7 años de bajos precios, EL FIN DE LOS PRECIOS ALTOS A LLEGADO, y a llegado para quedarse, por mucho tiempo, el fin de las vacas gordas llego, dando el inicio de las vacas flacas.

No es un problema diferencias ideológicas, sino de coeficiente intelectual

Con frecuencia y con mucha razón la gente me dice que debemos pasar de la problemática a la solucionática. Del diagnóstico o de la  crítica ...