Friday, September 21, 2018

Reconciliando Marx con Adam Smith

Radical Markets: Uprooting Capitalism and Democracy for a Just Society es un libro creativo y polémico de Eric Posner y E. Glen Weyl . Atrajo mi atención por dos razones: 1) Porque propone una idea novedosa de abolir la propiedad privada pero manteniendo el mercado. Y 2) porqué aplica las teorías de William Vickrey, un premio Nobel de economía, que fue mi profesor y amigo.

Comienzo por la anécdota. En los años 90, en la Universidad de Columbia, el octogenario profesor era conocido por interrumpir cualquier clase, en especial de los profesores jóvenes aduciendo que no se estaba dando bien la materia. Substituía con gran competencia al catedrático, a quien no le quedaba otra que atornillarse algún pupitre junto a los alumnos. También era un gran conocedor de vinos y fue el guía espiritual de una cofradía secreta que seguía el viejo adagio argentino que reza sin pudor: "Si usted vino al mundo y no toma vino, ¿a qué vino?”.  Participe como representante de Villazón y del vino tarijeño en este grupo en la universidad. Mi amigo Vickrey ganó el premio Nobel de economía en 1996 y como no podía ser de otra manera lo celebramos cascándole unos tremendos vinos. El profe fue pionero en desarrollar la teoría de las subastas de sobres cerrados, donde los interesados en la compra de un determinado bien o servicio  (piense en la adjudicación de una concesión pública) presentan por escrito su propuesta, sin conocer la oferta de las otras personas. En la puja del “quién da más”, gana el postor que ofrece el valor más alto, pero paga el precio de la segunda oferta más elevada. Por ejemplo, La empresa A dice que pagará 10 millones de dólares por hacerse cargo de la distribución de basura en una ciudad y en un segundo lugar está la empresa B con una oferta de 8. En la subasta creada por Vickrey, la empresa A se adjudica el servicio pero paga solo 8 millones o sea la oferta de la compañía B. Esto ayuda a que los ofertantes se aproximen al valor real del bien o servicio que se quiere comprar. La idea de la subasta fue utilizada por el libro Radical Markets como veremos más adelante.

En una visión tradicional propiedad privada y mercados son hermanos siameses. Posner y Glen Weyl sostienen que uno los problemas del capitalismo contemporáneo es que el sistema de precios, el mercado, asigna adecuadamente los escasos recursos de una economía, pero puede también provocar a una concentración y monopolio de la riqueza muy grande. En otras palabras, para los autores, la mano invisible del mercado de Adam Smith junta de manera adecuada los deseos de miles de consumidores con la oferta de centenas de empresas. El problema está cuando éste sistema permite que unos pocos concentren el poder económico generando desigualdad de los ingresos y muchas injusticias sociales. Pero qué ocurriría, siguiendo a Marx, si se abolimos la propiedad privada, y si todos los medios de producción son del Estado. Aquí entran las ideas de mi amigo Vickrey, Posner y Glen Weyl proponen que el Estado, periódicamente, subaste  el derecho de uso de fábricas, tierras, hoteles, o bienes de capital  entre los ciudadanos y ganen la administración de estos, los que ofertan mejores precios.
Los autores además proponen que anualmente, los administradores circunstanciales de los bienes de capital declaren pública y libremente los precios de estos y sobre los valores declarados deben pagar un impuesto de 7%. Según Posner y Glen Wey este tributo generaría ingresos equivalentes al 20% del PIB, dinero suficiente para pagar un bono a todos los ciudadanos de una economía. En el caso boliviano, se podría pagar una renta de 700 dólares año (35 mil millones de dólares x 20% dividido x 10 millones de personas). Este sería una especie de dividendo social.

Si hubiera algún vivillo que declara un valor menor del bien de capital que administra, para pagar menos impuestos, pondría en riesgo su administración, porque con precios más bajos otros ciudadanos buscarían ofertar mejores valor por la propiedad en la subasta anual. El riesgo de perder la administración del bien de capital obligaría a los gestores a declarar precios correctos.  Además una subasta permanente en la economía otorgaría la gestión de los bienes de capital aquellos que son más eficientes y competitivos. Este sistema garantizaría  la equidad a través del impuesto y le eficiencia a través de la puja abierta sin perjudicar la inversión

El libro Radical Markets es una tentativa de reinventar el capitalismo separando la propiedad de los bienes del mercado, es una idea polémica y difícil de implementar , pero: !Que comience el debate!.

No comments:

!Pare de Sufrir! A Surfear otros Mares

Introducción Pastillas de amnesia Doctor!! Donde, venden?  Después del contunde fallo desfavorable La Haya se encuentra como palo de gal...