Friday, February 29, 2008

“La historia se repite primero como tragedia y después como comedia”

Carlos Marx decía que: “La historia se repite primero como tragedia y después como comedia”. La inflación, la escasez de productos, la especulación, los controles de precios han vuelto. Y como la historia es circular, no se si ahora le toca a la comedia a la tragedia. Juzgue Usted, en este Domingo de crisis, pero hágalo antes de ir al mercado, caso contrario vera que la historia se repite como sorna. Me permito compartir tres historias sobre el control de precios, una nacional, una latinoamericana y otra de la historia de la humanidad. En la gloriosa época de la Unidad Democrática y Popular (UDP) se contaba la siguiente historia. Regía un control de precios respaldado por virulentas propagandas oficialistas contra el agio y la especulación. Cuando alguien iba al mercado, evidentemente, en este exhibían coquetos cartelitos y pizarritas con los precios de la papa o el tomate, muy bien colocados en las montañitas de los productos. Severos guardias de la municipalidad, que antes eran azules y ahora visten un lila bien sospechoso, circulaban por los mercados supervisando carteles. Sin embargo cuando uno se a cercaba a una caserita, ocurría lo siguiente: Vendeme tu tomatitos, están bonitos. Si caserito churro, estos coloraditos están a 6 Bolivianos la libra para tí. ¡Hua¡, pero la pizarra dice que cuesta 4 Bolivianos. Hay esta huahuita de pecho, tan bonito este joven, ¿acaso Usted le cree a todos los letreros que lee?. Hecho al intelectual leedorcito está el caserito, por ejemplo, allá al frente dice que Bolivia cambia, a la izquierda dice si uno toma este refresquito se vuelve feliz. No puede creerle a todos los cartelitos, pues. Bueno, paque nos vamos pelear en vano, al final, si quieres tomate barato cómprate del letrero, papapito. Así que enténdete con él. NO me perjudiques yo estoy escuchando me novela: Kaliman contra las momias comunistas de Guanajuato. ¿Y donde está el guardia?, grita desesperado el consumidor. Se está sirviendo un ají de toalla, como también se conoce a la ranga ranga, donde la Bolita. Ahora viene. Chico, anda llamáselo para el joven revolucionario.

3 comments:

Anonymous said...

Lo MAS ironico de sus esfuerzos para controlar precios es su decreto que prohibe la exportacion de productos y baja los aranceles de importacion a 0.

Dios mio, ni siquiera el MAS pervertido abogado de transnacional mas malvada se hubiera atrevido a tratar de vender este charque en una negociacion. Tanto friega el MAS con el NO a un TLC, y hacen esto: Un tratado de libre comercio unilateral que completamente destruira la industria nacional.

CAPSULA DEL TIEMPO said...

Las que vamos al mercado cada sábado, vivimos esa comedia con cara de tragedia. Y bueno, son sábados "llenos de sorpresas" porque las caseritas siempre nos sorprenden con los nuevos precios de los productos, y de paso ahora le hechan la culpa a La Niña, el año pasado le echaban la culpa al niño, el 2009, qué será... el abuelo? la cosa es que los precios de la canasta familiar han ido inflándose de a poco hasta alcanzar las nubes y nuestros sueldos siguen igual nomás por los suelos.

En fin, buena excusa para volverse medio vegetariano, reducir el colesterol, comer menos veces al día y recuperar la cintura de abispa.

Si tuviera que ponerle un título a esta fase histórica/histérica, por su carácter de tragicomedia le pondría "el humor en los tiempos del chólera", pues nos tenemos que tragar tantos sapos que no sabemos si reir o llorar.

CUCHITA said...

Realmente buena la historia fue como un DEJAVU, creo que a todos nos la hicieron la misma

Premio Nobel para el lado psicológico de la economía

Un viejo y pretencioso chiste entre los economistas pregunta: ¿Por qué sólo existe premio Nobel de economía?  ¿Por qué no hay este galardón ...