Sunday, May 3, 2009

El empleo y el dia del trabajo

El viernes pasado se celebró el día del trabajador. Es difícil hablar de festejos en un mundo en crisis económicas. Por estas tierras de Dios, como siempre, muchos discursos y promesas, y una cruel realidad: desempleo elevado, precariedad laboral, salarios reducidos y baja productividad. Desde hace muchos años el tema del empleo es central en la agenda de las personas, pero está en cola, si uno ve las prioridades de nuestros gobernantes. La capitalización, la nacionalización, la Constituyente, fueron y son las consignas que inflan los pechos de los políticos.¿Cuándo fue la última vez que Usted escucho a alguien decir que en realidad el objetivo número uno, dos y tres del país es la creación de empleos productivos y dignos? Probablemente, en la última campaña electoral, después el tema pasa al baúl de los olvidos.

La realidad estadística sobre empleo y temas es conexos en Bolivia datos es lapidaria. Según un estudio que está siendo elaborado por Beatriz Muriel y Luis Carlos Jemio de la Universidad Católica Boliviana San Pablo, en el país cada vez más gente busca trabajo, En 1992, la población ocupada o que buscaba activamente trabajo representaba alrededor del 54,7% de la población de trabajar (PET), en el 2007 se llega 64,8%. Aproximadamente, 140 mil personas entran al mercado laboral cada año, y sólo el 30 por ciento obtiene un empleo digno, salario aceptable y derechos sociales completos. El resto de jóvenes a aplanar calles o sobre vivir en la informalidad. La tasa de desempleo urbano esta en torno del 8 %, siendo las mujeres las que mas sufren del problema de la desocupación. La recesión económica en curso puede que eleve estas cifras. En el pasado, el empleo en Bolivia se concentraba en el sector agropecuario, y en menor medida, en los servicios poco calificados del área urbana. En la actualidad las cosas han cambiado. La participación del empleo en el sector agrícola se redujo fuertemente, de 44,6% para 31,0% entre 1992 y 2001 de acuerdo a la información de los dos recientes Censos. Ahora, la generación de empleos es un desafío urbano. Otro dato estructural de trabajo mencionado, es que las pocas personas que están empleadas son muy poco productivas. Esto de alguna manera se traduce en la mantención de un elevado grado de informalización del empleo en el país, que ofrece empleos de mala calidad y baja productividad. El 70% de la población ocupada esta en la economía informal. Además, es en este sector donde se encuentran los mayores niveles de pobreza en Bolivia.

Para revertir este cuadro, el tema del empleo necesita estar en otra dimensión. La dimensión de la urgencia absoluta, de la prioridad nacional, de la lucha por la vida, de la recuperación de la solidaridad. El empleo es la mejor política social, esta es una consigna que debería ser repetida 24 horas al día, siete días a la semana y 12 meses al año, tanto desde el gobierno como desde la sociedad civil. El empleo es paz y dignidad. Obviamente no hablamos del empleo de emergencia, estos que duran un par de meses. Nos referimos a la creación del empleo productivo, que debería ser el centro de la revolución y el objetivo último de la política pública.

4 comments:

Ch´iki Uñjiri said...

Analizando más allí el empleo por sectores, tendremos que aceptar que el sector administrativo público sí ha crecido. Hay más ministerios y viceministerios, hay más empleados públicos en entes paraestatales como YFPB, ABC. Que la productividad de estos entes administrativos y productivos sea y esté a la baja, eso no le preocupa al gobierno. No entra en su ecuación operativa. En la ecuación para y del poder, la paz, el desarrollo, el bienestar, la dignidad, la justicia están solo para las consignas proselitistas. Porqué habrían que crear empleos para todos, si sólo necesitan contentar a sus lacayos y súbditos?

Anonymous said...

Si bien los cargos públicos son mayores en número en este gobierno, los sueldos de los servidores son menores, con lo que la productividad también ha bajado.

Me ha tocado observar, en repetidas oportunidades, la dificultad que tiene el sector público de encontrar un profesional bien capacitado que esté dispuesto a trabajar por una determinada remuneración. Obviamente hay muchos en el partido dispuestos a ofrendar su vida por ese sueldo, pero lamentablemente no cubren el perfil técnico requerido.

Sé que esto se da inclusive a nivel de Viceministros y Ministros. Hay mucha gente capaz a la que se le ha ofrecido el cargo y no estan dispuestos a trabajar en esas condiciones (y no es algo tenga que ver únicamente con la remuneración, claro está).

Creo que los resultados en gestión pública, empleo, diversificación productiva, productividad, exportaciones no tradicionales, industrialización, poca lucha contra la corrupción, etc, son una muestra de estos "Salarios de ineficiencia".

Mache.

Anonymous said...

Coincido plenamente........como esperamos manejar los 1000 millones para YPFB si la cabeza gana menos de 2000 dolares al mes.....y esperamos reducir la corrupcion.
En europa los empresarios que son invitados a ser parte del gobierno, lo hacen ad honorem por ser tremendo honor.
Que lejos que estamos de eso no?
Cosaco

Anonymous said...

Sobre el empleo, sugiero que por decreto aumenten el costo de despido,que si alguien que es despedido no reciba un sueldo por año trabajado sino dos sueldos, no vaya ser que nos suceda lo mismo que España, que tambien deberian dar incentivos para las empresas que no despidan, que se les rebaje los impuestos en un cierto porcentaje, la crisis esta llegando, y la variable del empleo es la que mas va ha disminuir.

No es un problema diferencias ideológicas, sino de coeficiente intelectual

Con frecuencia y con mucha razón la gente me dice que debemos pasar de la problemática a la solucionática. Del diagnóstico o de la  crítica ...