Monday, May 27, 2013

La revolución del papel de higiénico


    Una de las peores pesadillas que uno puede imaginarse es que después de una apacible sentada en el trono supremo, se deba constatar, a quemarropa, que no hay papel higiénico en el toilette. En la Venezuela del socialismo del siglo XXI parece que el hermano y compañero Freddy Krueger, agente de ultratumba del imperio, se encargó de traer esta pesadilla a la realidad. Según la versión oficial, ha desaparecido el papel higiénico del mercado, como resultado de una conspiración. En la soledad del excusado, millones de venezolanos no tienen este producto de primera necesidad y súbitamente se ven frente al legendario personaje de terror que una mano sostiene un rollo de papel y en la otra exhibe sus dedos con navajas.

    ¿Cuáles son las lecciones microeconómicas y macroeconómicas de la falta del rollito de la fortuna del cual jalamos y jalamos, pensando que su oferta es infinita? Veamos la aproximación microeconómica. El papel higiénico es un producto de primera necesidad cuya demanda es bastante inelástica. ¿Qué significa esto? Que frente a pequeñas variaciones del precio del papel, el consumo no varía significativamente. Esto ocurre porque el bien en cuestión tiene pocos sustitutos en el corto plazo. Pero, sin duda, si el incremento de precios fuera brutal o la escasez monumental, como parece ser el caso en Venezuela, aparecerían las alternativas creativas y ancestrales.

    Entre las más importantes están los vidés, las duchitas higiénicas -esto tal vez para los más pudientes-, pero también surgirían los sustitutos populares, como el infalible papel periódico cortado adecuadamente que, además, tiene tres funciones a la hora de sentase como El Pensador de Auguste Rodin: una recreativa, otra funcional al acto y, simultáneamente, permite acciones de protesta íntimas. “Leí la noticia o vi la foto del político de turno y le di el destino que merecía”. También existen otros sustitutos de papel de toilette, ciertamente imperfectos pero que sacan de apuros, como los marlos, chalas, piedras, hojas de palmeras y otros.

    En lo que se refiere a la producción, la curva de oferta de papel higiénico es elástica, es decir frente a una variación de precios del bien en 1%, la cantidad ofertada del producto aumentará significativamente. Producir el mágico rollito no es caro, y no existen barreras de entrada, tecnológicas o financieras, para su elaboración. Por eso es incomprensible que frente a una demanda inelástica del papel no haya decenas de empresa produciendo este producto de primera necesidad.

    Ahora, frente a la escasez de papel higiénico, ¿qué alternativas de políticas públicas existen? Importar el producto como sabiamente lo está haciendo la revolución bolivariana.

    En efecto, comprará 50 millones de rollos, pero la media es claramente insuficiente. Dado que la población del país caribeño es de 29 millones, esto significa que a cada uno le tocará 1,7 rollos, provisión que no da para más de unos tres días en condiciones fisiológicas normales. Otra alternativa es aumentar la productividad media del papel, o sea, cortarlo en pedazos más pequeños o convertir la “hoja triple” de la marca del perrito en hoja simple, lo que requeriría un adiestramiento del usuario hasta tener un pulso de cirujano y por supuesto intensas campañas de publicidad. También está la alternativa, no recomendable, de usar el papel higiénico de los dos lados: un sacrificio más por el socialismo del siglo XXI.

    Un acto revolucionario sería nacionalizar las fábricas de papel higiénico para evitar especulaciones y conspiraciones. Asimismo, bajo la consigna internacionalista de “colas proletarias del mundo, uníos”, el Gobierno actual podría donar papel higiénico y así evitar que la revolución bolivariana haga aguas y de paso se revive a la empresa Papelbol.

    Desde el punto de vista macroeconómico, también se pueden extraer lecciones interesantes de la escasez de papel higiénico. Dada la elevada inflación que registra la economía venezolana, el producto en cuestión podría estar desempeñando algunas funciones del dinero, como la de reserva de valor y medio de intercambio, en especial en los mercados negros.

    En realidad, ésta puede ser una de las causas de la escasez. Como el impuesto-inflación es elevado y se come el valor del bolívar fuerte, es racional, desde el punto de vista económico, tener rollos de papel antes que dinero. La historia económica mundial está llena de ejemplos de “dinero-mercancía”.

    Durante la hiperinflación alemana, los cigarrillos se volvieron medios de pago y reserva de valor. Sin embargo, el papel higiénico superaría a los puchos. En efecto, el papel higiénico puede ser mejor fraccionado, se lo puede doblar sin riesgo y hasta se lo podría adecuar al ancho de una billetera. Un refresco podría costar una rollo y medio, por ejemplo.

    Finalmente, la escasez de papel higiénico y la falta de alimentos es uno de los síntomas de la enfermedad holandesa, una economía sobreconcentrada en petróleo, que vía apreciación del tipo de cambio real y reasignación de mano de obra hacia los sectores de hidrocarburos y servicios, estrangula lenta y pero indefectiblemente a la industria y producción nacional, en este caso de Venezuela. Como se puede ver, la economía está en todas partes y siempre nos da lecciones. Nunca es tarde para aprender, inclusive en el trono de su casa. Agradezco las sugerencias técnicas del doctor David Zavaleta.

12 comments:

Anonymous said...

El atículo es muy interesante, gracioso y pintoresco.

Una forma por demas didactica de exponer conceptos económicos.

Lo curioso es saber si Maduro y su familia sufren la falta de ese recurso en su casa, a lo mejor tiene una boveda en su casa repleta de papel higuienico :)

Por el olor q desprende el chavismo, muchos de esos papeles estan ya usados.

Anonymous said...

En el Congreso y la Cancilleria esta la solucion. utilizar todos los DOCUMENTOS Y LEYES traidas desde Cuba en CONTENEDORES DIPLOMATICOS. !!Que sirvan para algo!!.

Anonymous said...

Si el socialismo se instaurara en el desierto a los 2 meses estan importando arena.

Anonymous said...

Es una verguenza lo q sucede en el gobierno, no hay nadie que pueda decir de donde saln los fondos del programa "boliva cambia, evo cumple?"
son una bola de malenantes q se reparten el dinero a su gusto, estos maleantes son peores q los anteriores, estos socialistas del siglo 21 son maleantes.

Anonymous said...

Si tomamos en cuenta las ultimas declaraciones de Marcelo Guigale acerca del "Higgs Bosom" economico, es decir de los superciclos, entonces la cosa se pone color hormiga para los Bolivianos.

Dada la incapacidade del gobierno para gobernar y gran habilidad politica para crear conflicto. En mi pareces, a mediano plazo, ser tramitador de visas para USA sera un buen negocio a futuro.


http://finance.yahoo.com/news/warning-prepare-commodity-supercycle-end-052311800.html

http://www.huffingtonpost.com/marcelo-giugale/what-on-earth-are-commodi_b_3243788.html

-chasqui

Anonymous said...

Estos malnacidos del gobierno se farrearon 7 años en el gobierno y ahora despues de tanto tiempo no hay nada, solo las promesas electorales van a dejar empresas estatales corruptas inproductivas y bueno el siguiente gobierno tendra otra vez q privatisarlas para q generen dinero, es nuestra triste historia de "ir y venir y nunca avanzar"

Anonymous said...

Como el papel es un material reciclable, al gobierno no parece preocuparle la falta de papel higiénico si es que se diera el caso, puesto que echaria mano de todos los papeles donde están impresos las leyes, decretos, acuerdos, convenios, promesas de inversión, etc. que durante toda su gestión ha estado acumulando en cantidades industriales, aunque la realidad nos muestra que ellos ya le echaron mano a esta materia prima en todos los tronos posibles, sin proceso de reciclaje alguno (lo toman como un privilegio del poder).

Anonymous said...

Qué imbéciles. Antes de la NCPEP hubieron 18 CPE que sirvieron para poco durante 180 años (Una muestra es el bajo nivel de comentarios que se lee en este blog, sin considerar el mismo artículo que los inspira).
Si la cagamos con PapelBol, ni modo. Mucho antes, en los 80's si no me equivoco, también se erigió una fábrica de papel en Tarija. Se pueden visitar las instalaciones de infraestructura abandonadas ubicadas en la ruta Tarija-Bermejo, en un lugar de difícil acceso, para el colmo. Además la maquinaria de esta fábrica que nunca funcionó fue desmantelada y robada durante gobiernos neoliberales. Eso sí fue mafia. Y hay muchos otros ejemplos.
Pero el tema del PH en Venezuela fue momentáneo. Aunque el mismo autor no quiere decir que cuando hay demanda, aparecen nomás las ofertas. Es la ley del mercado. Si el autor no tiene ideas renovadoras para sus comentarios podría sugerirle algunas, aunque no sea economista.

Anonymous said...

otra vez la misma excusa... 'como antes robaban esta bien que ahora sigan robando' o siguiendo su frase de naco 'como antes la caga&$% esta bien que ahora sigan caga&$%do'

Nuestro pais necesita personas capaces que administren, no queremos a los maleantes de AYER ni a los maleantes de HOY.

Si estuvieras en Venezuela verias la realidad de ese pais y te darias cuenta de que 'el socialismo no genera riqueza, solo redistrubuye (a su conveniencia) lo obtenido/robado por nacionalizaciones al digamos capitalismo'

Si hay gente contenta en Venezuela, es la gente ociosa q quiere vivir de la subencion que quiere bonos para todo, es la gente q busca la riqueza facil.

Anonymous said...

tanto que criticabamos a los levantamanos de ANTES, ahora es mucho peor, estos ahora, ni siquiera pueden PENSAR, eso no nos parece en extemo peligroso?

Solo se escucha decir 'proceso de cambio', 'proceso de cambio', ya parecen palabras de SANTERIA que se repiten una y otra vez entre los MENCISTAS (masistas perdon).

desde el 2006 los cocaleros no han bloqueado las carreteras en el tropicos, la causa: luz verde al negocio de la coca, ahora ya no son sindicatos son : la COCA NOSTRA

En resumen estamos peor q antes aparentando ser ricos (por un instante) con dinero prestado

Anonymous said...

FELIX

Como chiste esta bien, pero seamos responsables al momento de recurrir a las fuentes (diversificarlas) ello nos permitira apreciar el problema desde distintas opticas para asi intentar aproximarnos a la verdad, sin graciosas exageraciones.

Anonymous said...

jajaja buenisimo articulo es usted un capo! no le digo lo que haria si estuviera en Venezuela y tuviera su articulo impreso

Creando un océano azul para la política

En el ámbito empresarial una compañía navega en un océano azul cuando ha sido capaz de elaborar una estrategia diferenciadora que le permite...