Monday, November 30, 2015

Los emprendedores, niños grandes


 Este es mi último articulo. Por este año, ya dije todo que te tenía que decir y ya me mordí la lengua lo suficiente para callar ciertas cosas que ni el papel periódico aguantaría. Tiempo de tomar el oxígeno del reposo, tiempo también para que, Usted amable lector, descase de la lata de esta columna.  Ambos, escribidor de domingo y lector de fin de semana, nos damos un tiempo para que esta distancia del tiempo recupere en un caso, la inspiración y en el otro, la chispa del interés y avidez por la lectura. Tiempo de sentir falta el uno y el otro.

En estos meses es muy común mirar atrás, hacer los recuentos, las evaluaciones económicas, políticas, sociales, empresariales, personales y largo etcétera. Es momento también de las felicitaciones navideñas y los buenos deseos. Humildemente prefiero mirar al futuro y ver quienes serán los protagonistas de los próximos capítulos de la novela de la vida económica, política y social. Hasta ahora tanto la agenda nacional como internacional está dominada por la violencia, la crisis económica, la intolerancia, el oportunismo, el autoritarismo, el terrorismo estatal y de grupos de diversa índole. Por su puesto que también hay una agenda, local y mundial, muy positiva y esperanzadora. Saludo y me adhiero a ella y en esa dirección quisiere destacar el trabajo de los y las emprendedoras, de los y las militantes de la innovaciones económicas, sociales o empresariales que hacen que la vida sean mucho mejor y a veces inclusive más justa.

En general, las y los emprendedores son como niños(as) grandes que creen en cosas imposibles, únicas y mágicas. Que creen en la constante renovación de ideas y la rotación de las personas. Imagínese que alguien en la infancia hubiese querido imponer el mismo juego y seguir siendo el eterno líder de la diversión. Simplemente se le diría: Uy que aburrido, que flojera! Tu otra vez con misma cantaleta creyéndote el sol y la luna”. Y se pasaría al siguiente juego.

Crecer es adaptarse al mundo, cuando alguien completa este proceso se dice que sentó cabeza. Las emprendedores (as) maduran pero mantienen dosis de de insensatez creativa juvenil importantes, esto les permite realizar proyectos y actividades que hace que la humanidad avance, que haya progreso en la ciencia y el conocimiento. Ayudan para que la vida sea dinámica y fluya el progreso en todo los ámbitos.

Mantener el niño(a) creativo en el alma de un adulto es un desafío que se alimenta de sueños grandes, de mucha fé, de cataratas de esperanza, de un gran espíritu de superación, del cultivo del poder de la mente, de la apuesta en la creatividad. Los grandes emprendedores son niños(as) eternos.

Pero el emprendimiento no es sólo un tema de actitud, la creación del ecosistema, para que se desarrollen los revolucionarios de las ideas y la acción, también es fundamental. La profesora Tina Seelig del Massachusetts Institute of Technology (MIT) sugiera una maquina de la innovación de seis componentes. 1) El desarrollo de la actitud ya explicada en los párrafos anteriores. 2) La acumulación de conocimiento y nuevos saberes a través del estudio y el trabajo. El conocimiento es la gasolina de la imaginación. Sin una comprensión de la historia, sin una lectura adecuada del entorno, sin herramientas técnicas básicas no surge la luz de la imaginación. 3) Esta última para que no se queda en la estratosfera de los buenos deseos requiere catalizarse en nuevas ideas. Conocimiento e imaginación deben convertirse en productos y servicios concretos para transformar todos los ámbitos de la vida. 4) El ecosistema también requiere de recursos tanto públicos como privados para que las ideas se vuelva planes y después empresas de índole social o económica. 5) El desarrollo de la cultura emprendedora es una tarea de largo plazo, en especial en un país donde la cultura rentista, vinculada a la explotación de los recursos naturales,  es fuerte y domina el imaginario social. El desafío es construir una nueva geografía de creencias y valores asociados a promover el cambio y la innovación en todos los ámbitos, especialmente en el político.6) Finalmente esta el hábitat que acuna la creatividad. Este se desarrolla en los hogares, las escuelas, las universidades y todos los espacios donde se construye la dirección ideología de la sociedad, que ciertamente requiere refrescase radicalmente con nuevas actitudes e ideas.          


El 2016, la Escuela de la Producción y la Competitividad del Universidad Católica Boliviana, iniciara la construcción de esta máquina de la innovación, la casa mayor, el hábitat de los creativos y emprendedores de nuestra comunidad.  Será un espacio de trabajo colectivo, un Cowork  académico. Bueno, ahora hago una pausa. Les envío a todas (os) un abrazo repleto de creatividad y emprendimiento por las fiestas de fin de año. Nos vemos en enero.    

3 comments:

hector zambrana said...

Espero que llegue este comentario a su correo, en principio. Quiero felicitarlo desde ya, porque siempre que se lo puede escuchar por radio o tv, sus palabras son aciertos y aclaraciones para los personajes normales y corrientes de este pais Bolivia y a lo mejor para otras latitudes. Gracias

Gonzalo Chavez said...

Gracias Héctor, un gran saludo

Daniel Campuzano said...

Estimado Gonzalo:

Los esfuerzos que realizas por estructurar una nueva perspectiva de la modernización de la gestión del estado a partir de la modernización de la perspectiva de formación de profesionales integrales en la ePC(innovadores, proactivos, productivos, gestores operativos y no gestores solo de papel, más humanos y más sensibles en su enfoque del desarrollo humano, conocedores de otras realidades para su asimilación significativa en nuestro medio, y otras virtudes, son loables y merecen todo nuestro apoyo. Estás demostrando que: si las utopías son posibles, por lo tanto estas no existen, y único que queda es enfrentar y solucionar los retos.

Existen muchas personas progresistas que coinciden con tus criterios y que aportamos diariamente con nuestras capacidades (en el concepto de Sen y Nussbaum)para lograr estructurar este tipo de visiones a nivel nacional. Es muy posible imaginar un sistema educativo nacional nuevo (similar en sus principios filosóficos al que propones) que proyecte a nuestro país a mejores cauces de desarrollo y crecimiento económico, sustentado principalmente por el capital humano. Ejemplos sobran: Suiza, Singapur, Costa Rica, y en general países caracterizados por sólidas (exigentes) estructuras educativas.

Como diría Wawaleta: no por tomal bastante viagla, los lesultados selán mejoles ni selán más dulables.

Saludos
Daniel

No es un problema diferencias ideológicas, sino de coeficiente intelectual

Con frecuencia y con mucha razón la gente me dice que debemos pasar de la problemática a la solucionática. Del diagnóstico o de la  crítica ...