Sunday, November 11, 2007

Otra politica anti-inflacionaria

Una visión alternativa para controlar la inflación, tanto en el diagnóstico y propuesta, proviene del pensamiento heterodoxo de origen keynesiano y estructuralista. Para esta escuela, la inflación es un proceso socio-político y económico complejo y su combate requiere de una aproximación multidimesional y coordinada de políticas fiscales, monetarias, sectoriales, distributivas e industriales. El modelo estructuralista atribuye gran importancia tanto a las causa de la inflación como a los mecanismos propagadores. Los orígenes pueden ser restricciones de la oferta agrícola, estrangulamientos externos, modificaciones abrutas en el tipo de cambio, pugnas distributivas por rentas, desastres naturales, entre otros. Los mecanismos de propagación más comunes son la indexación salarial, los reajustes defensivos de precios por parte de sectores económicos que poseen algún poder de mercado y la expansión monetaria que se acomoda a los reajustes de precios.

En esta perspectiva, los saltos inflacionarios se deben subsanar tanto atacando a las causas como a los mecanismos mantenedores de la inflación. Se requieren políticas de corto plazo, que administren la demanda, y de largo aliento, que trabajen sobre la flexibilización de la oferta. Las políticas heterodoxas, para combatir la inflación de manera efectiva, requieren de pactos fiscales y sociales de largo aliento, que administren los conflictos distributivos de una sociedad democrática. También se requiere de una institucionalidad (sobre todo el BCB), con mucha credibilidad y reputación.

No comments:

Creando un océano azul para la política

En el ámbito empresarial una compañía navega en un océano azul cuando ha sido capaz de elaborar una estrategia diferenciadora que le permite...