Monday, March 2, 2015

Camas separada, besos sin calor, fin del amor

Video de Lindomar Castilho q inspira mi columna de este domingo
Comparto mi artículo sobre los escenarios del precio del gas natural y las músicas que acompañan a esta novela. Recomiendo al final de artículo el video Camas Separadas Fin de nuestro amor. Espero sus comentarios.

2019 y las melodías del gas natural
                 Gonzalo Chávez A.

Bolivia vive del gas natural, es decir, de los precios y las cantidades  que requieran los mercados. Esta es una verdad de Perogrullo, pero siempre es bueno recordarlo,  porque, al calor de la fiesta del consumo de los últimos años, Bolivia ha gastado e invertido los recursos que provienen de la venta de gas natural -como dice un viejo vals peruano- sin medida ni clemencia.

El presterío  del consumo continúa a ritmo de música chicha, pero el repertorio puede cambiar en los próximos años, en especial el 2019, cuando termina el contrato con Brasil.

Hagamos un abordaje de corto plazo y estructural de lo que puede pasar en estos cinco años en el negocio del gas natural y bajo qué melodías podría seguir la fiesta o el entierro.

Desde julio del 2014  hasta la fecha, los precios de gas natural han caído en torno de un 50%. Este hecho tendrá un impacto negativo relevante, tanto en el total de exportaciones  como en los ingresos del Gobierno. Cabe recordar que ambas variables representan el 50% de la balanza comercial y fiscal, respectivamente.
Si el precio del petróleo en 2015, en promedio, se mantiene en 60 dólares el barril,  en el primer caso dejaríamos de recibir como unos 2.000 millones de dólares, pero también nos ahorraríamos unos 400 millones de dólares por la importación de diésel.  En el segundo caso, las arcas del Estado tendrían unos 1.300 millones de verdes menos.
Lo bueno es que, gracias a las fórmulas de cálculo del precio del gas natural de los contratos con Argentina y Brasil, este cuchillazo de menos ingresos es más lento y viene en dosis homeopáticas. Además, el Gobierno podría atenuar el choque negativo de ingresos, en la economía boliviana, usando las reservas internacionales. Es decir, la melodía de este periodo sería un pasadito caliente de los 70 que dice Killing me softly, que en una traducción acollada sería "Mátame suavemente”.
En efecto, en ambos contratos los precios de gas están indexados a canastas de precios de petróleo, que se reajustan cada cuatro o seis meses.  Quiere decir, que la caída de los precios del petróleo de estos meses se reflejará en menores precios e ingresos a partir de junio del 2015.  En cuanto al ahorro por la importación de diésel, comenzó cuando el precio del oro negro se desplomó. Este razonamiento es cierto, pero es un consuelo pasajero, porque, además, el valor ahorrado es menor a lo que perderíamos por la caída de las exportaciones de gas.
La fórmula de precios de gas natural pospone el sablazo, pero también retrasa la recuperación. Si el precio del crudo se recobrase en julio, por ejemplo, nuestros ingresos sólo reflejarían este nuevo hecho de mercado en diciembre.  La melodía de este periodo sería, entonces, "suave nomás, que me estás matando”.
Como antecedente de corto plazo, este mes el precio al contado en el mercado estadounidense del gas (el Henry Hub) fue de alrededor de 2,75 dólares por millón de unidades térmicas británicas (MMBtu), el más bajo desde mediados de 2012. El precio al contado del GNL cayó a 6,65  dólares por MMBtu.
La otra sombra de Grey, que ya se proyecta desde el futuro sobre el mercado del gas, viene del 2019, cuando termina el contrato de venta de gas natural a Brasil. Aquí la lectura estructural: si prima la sensatez, las negociaciones para un nuevo contrato o la reformulación del actual deberían comenzar en meses, aunque el momento comercial y diplomático no es el mejor. Sobre la mesa tres temas calientes, entre muchos, por supuesto: precios, reservas y relaciones bilaterales.
En el máscara contra pelo entre ambos países, una certeza: Brasil seguirá comprando gas natural boliviano por razones estratégicas, pero propondrá un precio menor y desconectado del precio del petróleo. Seguramente buscará una referencia de un mercado internacional para el energético, como el Henry Hub, que en sus mejores momentos cotizó el millón de BTUs a seis dólares.
El otro elemento crucial en la renegociación será las reservas internacionales. Bolivia corre contra el tiempo, tiene un atraso de por lo menos tres años en exploración del gas natural. Nacionalizamos una torta petrolera, que está disminuyendo; eso hinchó los pechos de bronce de orgullo nacional, pero no se repuso inversiones.
Sin un aumento significativo de las reservas de gas natural, la capacidad de negociación de Bolivia es muy baja. Debería haber pánico en YPFB, no les va a quedar otra que soltarse las pichicas ideológicas y dar más incentivos a las odiadas transnacionales. La necesidad tiene cara de hereje. Esto es cuestión de tiempo.      
Finalmente, pero no por eso menos importante, está el tema diplomático. Los gobiernos de ambos países, después de juramentos de amor eterno, duermen en camas separadas. Pero los países y examantes no tienen amigos, sino intereses. Brasil apuesta a una política exterior basada en la paciencia estratégica.
En 2019 buscará apretar las clavijas, aunque resta todavía ver qué pasará con Petrobras, que, por ahora, se hunde en el lodo de corrupción y amenaza con cargarse a todos los hermanos y compañeros revolucionarios del Partido de los Trabajadores, que dieron una cátedra al mundo sobre cómo se socializa los recursos públicos.
Del lado boliviano, la estrategia de indiferencia y billetera mata a galán gigante también tiene piernas cortas. El mercado brasileño es vital para la economía boliviana. Así, en algún momento debería primar un pragmatismo responsable. Bueno, la música de este periodo es un clásico de la música sertaneja brasileña del incomparable Lindomar Castilho, que -dicen las malas lenguas- le encantaba al Che.
A seguir, transcribo y traduzco la letra: "Vamos a tener que vivir en la misma casa. Dormir en camas separadas, hasta que nuestros hijos crezcan y cada uno puede seguir su camino. Para que nunca tengan un trauma en esta vida y evitarles un gran dolor, frente a ellos te llamaré de querida y tu me llamaras de mi amor. Camas separadas. Beso sin calor. Fin de nuestro amor”.
En anexo video de Lindomar Castilho cantando Cama Separadas
http://youtu.be/VxhlyfHhVBY

No comments:

No es un problema diferencias ideológicas, sino de coeficiente intelectual

Con frecuencia y con mucha razón la gente me dice que debemos pasar de la problemática a la solucionática. Del diagnóstico o de la  crítica ...